El fenómeno de la viralización es tan antiguo como la humanidad. Ya se vivió con la peste negra, el sarampión, la fiebre amarilla y tantos otros virus más modernos que asolaron a la humanidad.

El problema es la otra viralización, la de las RRSS, de las fake news, de todo ese eterno y constante bombardeo de noticias y alarmas que nos llegan y que compartimos a través de grupos de wasap y otras plataformas.

¿Cómo controlamos ese virus? Hasta ahora la respuesta es que es incontrolable, que no hay vacuna posible para parar la avalancha de información, videos, memes, audios y demás, que se nos viene cada vez que ocurre algo extraordinario. Lo que, dada nuestra época, cada vez se está haciendo más frecuente.

Para este virus, creo que lo mejor es el auto cuidado, hacer aislamiento del mundo online también parece muy sabio. Cuidarse de las noticias nocivas, de estar muy cerca de videos infecciosos y limpiarse psicológicamente muy seguido parecen ser consejos muy prudentes en este entramado digital que también se infecta, y mucho