El psicólogo realizó un webinar mediante el cual se refirió al rol que juegan padres y educadores para evitar que niños y niñas sean víctimas de este tipo de delitos.

Conocer las principales características del abuso, cómo detectarlo y actuar ante una situación de esta índole, formaron parte de la charla “Prevención de abuso sexual en el contexto educativo”, organizada por el Área de Educación de IP-CFT Santo Tomás Sede Santiago Centro.

Para ello, se contó con el relato de Manuel Leal, psicólogo con experiencia en convivencia escolar y creador del proyecto de educación sexual para alumnos y alumnas de 5º Básico, quien se refirió al actuar de los menores que han sido víctimas de abuso.

En relación a este tema, Leal señaló que “una de las cosas que más llama la atención es que el agresor siempre va a tratar de ejercer una dominación hacia su víctima. Hay una relación desigual y muchas veces los niños no son conscientes de la situación debido principalmente a la desinformación sobre esta temática”.

A manera de estadística, en 2019 se denunciaron más de 2 mil casos en nuestro país, los que fueron comprobados y registrados por el Ministerio de Salud. “No obstante, hay muchos casos en los que por miedo o vergüenza quedan en la impunidad”, aseveró Leal.

En esa misma línea, puntualizó que: “Chile se caracteriza por un ser sumamente reactivo frente a este tipo de situaciones y se enfoca en la reparación, por lo que hay muy pocas políticas públicas respecto a la prevención”.

Prestar atención a las señales

Durante la conversación, Manuel Leal dio a conocer una serie de acciones que pueden dejar de manifiesto que un niño o niña sea víctima de abuso, tales como cambios en su conducta o alimentación.

“El llamado es que quienes trabajamos en colegios, pongamos atención a las señales que nos puedan brindar los niños. En ese sentido, resulta relevante que tengamos cercanía y apoyo con ellos y a la vez, la capacidad de integrarnos a sus actividades,  ya que el sistema escolar se enfoca en lo pedagógico y académico, dejando de lado el tema emocional, sin brindarle un espacio para que puedan sentirse seguros”.

Además, detalló que hay una relación de confianza entre abusador y abusado que está mucho más cerca de lo que se piensa, indicando que diversos estudios demuestran que gran parte de quienes abusan de menores son cercanos al entorno de su víctima, por eso la comunicación cumple un rol fundamental en estos casos: “Muchas veces las víctimas de abuso tienden a no comunicar lo que están viviendo. Por ello, va a ser importante que la comunicación de los padres hacia los hijos se genere desde pequeños, ya que entre más temprano se trabaje, generará más conciencia respecto al autocuidado”.

Asimismo, señaló que “otro de los indicadores a tener en cuenta son los dibujos y juegos, ya que a través de su inconsciente lo reflejan por medio de estas actividades, dejando de manifiesto que pudiera estar siendo sometido a abusos. Debemos hacer una detección temprana, pero trabajando con los diversos estamentos del establecimiento”.

Rasgos del abusador

Con respecto a algunas de las características del abusador, Leal enfatizó que “el abusador presenta rasgos narcisistas y siente que tiene el control de todo lo que está sucediendo a su alrededor. Son personas con muy poca tolerancia a la frustración con conductas impulsivas cuando algo no les resulta”.

“Un punto para considerar es que son inestables emocionalmente debido a probablemente algún trauma durante su infancia. Tal vez fueron niños con padres negligentes o simplemente personas que no logran desarrollar una relación emocional de adulto, tornándose manipuladores y controladores en lo que hacen”, aseveró.

Sobreviviendo al abuso

Durante la charla se presentó el testimonio de Isabel Padilla, quien fue víctima de abuso sexual a los tres años de edad y que decidió compartir su historia con los asistentes. Al respecto Isabel indicó: “recuerdo cada segundo de lo que hacía mi agresor, pese a que mis papás tenían todas las precauciones del mundo para evitarlo” agregando que

 “A raíz del abuso, una se deja llevar en ciertos aspectos que te llevan a tener una pareja, cuyo actuar es similar al que tuvo tu abusador cuando era niña. El abuso infantil se evita solo mediante la prevención, hablando y escuchando a los niños. Ahí esta la clave de todo. A mis hijos siempre les digo que cuiden a los demás”.

Con respecto a su experiencia, Isabel reflexionó: “sin duda, esto que me pasó, me afectó en la vida. No obstante, me hizo fuerte pero no todos reaccionamos igual, debido a que no todos tenemos la misma recepción de los problemas. Nunca di mi brazo a torcer y si me caigo me vuelvo a levantar”, concluyó.