Ignacio Torres, de Ciencias del Deporte y Actividad Física, y Claudio Bahamóndez, de Kinesiología, clasificaron a la Copa Tango 2021 de Tenis de Mesa Paralímpico. Ambos deportistas serán acompañados por Francisco Carrasco, entrenador de la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) y de la Selección Chilena Paralímpica.   

En la vida nada es imposible, cualquiera puede y es el esfuerzo el que debe prevalecer por sobre todo y las recompensas vendrán con el tiempo”, afirmó Claudio Bahamóndez, estudiante de Kinesiología de la Universidad Santo Tomás Santiago. Ignacio Torres, alumno de Ciencias del Deporte y Actividad Física, complementó aquello y destacó que su discapacidad “no ha sido impedimento” para alcanzar sus metas.

Y claro, ambos referentes del deporte paralímpico acaban de confirmar sus palabras con hechos, ya que lograron la clasificación a la Copa Tango 2021, a disputarse en Argentina, para representar a Chile en el Torneo Internacional de Tenis de Mesa Paralímpico, acompañados por Francisco Carrasco, entrenador de la disciplina de la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) UST Santiago y de la Selección Chilena Paralímpica.

Para Ignacio, este logro “es muy importante, sobre todo en esta época donde hemos tenido muy pocos torneos y esto representa volver a competir. Además, me sirve para mi preparación al parapanamericano juvenil del próximo año”. Por su parte, Claudio manifestó que “participar de este torneo es super importante para ganar experiencia y confianza en el juego. Estoy feliz de formar parte de estos torneos preparatorios para lo que es el parapanamericano juvenil”.

Apoyo, inclusión

Nada de esto sería posible sin el esfuerzo y dedicación que ambos estudiantes tomasinos han puesto a sus entrenamientos y estudios. Sin embargo, también se han sentido apoyados por la UST Santiago, a través de la DAE, sus respetivas escuelas y profesores. “Me he dado cuenta de que aunque cuesta, se puede compatibilizar el estudio con el deporte”, señaló Ignacio, agregando que “he tenido una excelente respuesta de parte de la universidad y agradezco a la señora Paula Virgilio (Directora de la DAE) por su apoyo y preocupación”.

“Me he dado cuenta de que aunque cuesta, se puede compatibilizar el estudio con el deporte”.

Agradezco especialmente las gestiones realizadas por Carolina Zapata (Jefa de Carrera de Ciencias del Deporte y Actividad Física) y todo su equipo, incluyendo profesores. Me han integrado de manera excepcional. Hasta ahora, la inclusión no se ha quedado solamente en palabras, sino que la están haciendo realidad”, destacó.

“Me han integrado de manera excepcional. Hasta ahora, la inclusión no se ha quedado solamente en palabras, sino que la están haciendo realidad”.

Claudio, por su parte, manifestó que “ha sido complicado complementar las dos cosas, porque las horas de entrenamiento son extensas, con doble jornada de dos horas en la mañana y tres en la tarde, pero con la ayuda de la universidad me he sentido bastante bien”.

Añadió que se ha sentido “bastante apoyado, desde la Beca Deportiva de parte de la universidad, ponerme una mentora para que me pudiera guiar y ayudar en ramos que me cuesten, hasta el apoyo del Director (Hugo Prado) y Jefe de Carrera (Gerardo Oyarzún) de Kinesiología. Me siento contento con el apoyo que me han entregado”.

“Estoy feliz de ser parte de la UST Santiago. En este corto tiempo que llevo estoy contento con mi carrera de Kinesiología, con muy buenos profesionales. Espero seguir siendo parte de esta institución”, sentenció Claudio Bahamóndez.

“La UST es pionera en dar oportunidades deportistas en situación de discapacidad. Tiene a muchos deportistas en situación de discapacidad y eso habla muy bien de la institución”.

Francisco Carrasco, su entrenador, hizo hincapié en que el apoyo que les brinda la UST Santiago “es fundamental. Eso nos tiene muy contentos, porque la UST es pionera en dar oportunidades deportistas en situación de discapacidad. Tiene a muchos deportistas en situación de discapacidad y eso habla muy bien de la institución. Yo creo que ese es el camino, más inclusivo, con deportistas paralímpicos y deportistas convencionales. De todo. Entonces, eso lo hace una universidad inclusiva”.