El miércoles 10 de mayo se celebra el Día Mundial de las Aves Migratorias. Como la mayoría de los “días mundiales”, lo que se persigue es llamar la atención de las personas respecto de problemas globales.

En particular, el Día Mundial de las Aves Migratorias nace en 2006 y corresponde a una campaña anual de sensibilización que destaca la necesidad de la conservación de las aves migratorias y sus hábitats. Tiene un alcance mundial y es un instrumento eficaz para tomar conciencia, respecto de las amenazas que enfrentan las aves migratorias en sus viajes, su importancia ecológica y la necesidad de cooperación internacional para conservarlas.

En el Centro Bahía Lomas (@cbahialomas) sabemos de eso. Trabajamos en un humedal de importancia internacional ubicado en Tierra del Fuego, Chile. Cada año llegan miles de aves playeras, en un viaje que dura cerca de 15.000 km. Cada año también vemos con preocupación, y con cierto grado de frustración, cómo las poblaciones de algunas de estas aves disminuyen en relación a lo registrado 10 o 20 años atrás.

¿Cómo les explico? El lema de este año lo dice todo: “Su futuro es nuestro futuro”. No hay que ser genio para entender. Este día es un llamado más para respetar la naturaleza y las especies cuyos viajes se iniciaron hace millones de años.