Porque es importante estar informados sobre lo que ingerimos. En este sentido, hoy en día es posible encontrar información relacionada con los efectos de una buena o mala nutrición. Los alimentos contienen componentes que se encuentran en una alta proporción llamados macronutrientes (glúcidos, proteínas y lípidos), otros que se encuentran en una baja proporción los llamados micronutrientes (vitaminas y minerales) así como también los llamados anti-nutrientes y tienen directa responsabilidad sobre los beneficios y/o perjuicio en la salud.

Sin embargo, surge la inquietud sobre si son todas las manzanas iguales, son todos los tomates iguales, son todas las paltas iguales y podríamos seguir con esta inquietud si nos adentramos en el área de los alimentos industrializados (los que podemos encontrar en el supermercado) e incluso los preparados en el hogar, ¿son todas las cazuelas iguales?

Para responder la pregunta anterior debemos considerar que los alimentos y específicamente la composición de los alimentos (macro y micronutrientes) depende de múltiples variables, en el caso de los alimentos sin procesar como la palta, su composición dependerá de la variedad, las condiciones de cultivo, el tipo de suelo, las condiciones medioambientales, sequías, entre otras. Hay estudios que demuestran que dos frutas similares cultivadas en distintas zonas geográficas tendrán una diferente composición y proporción de los macro y micronutrientes.

En el caso de los alimentos procesados, por ejemplo, dos mayonesas compradas en dos diferentes países, dependerá de las materias primas utilizadas, las condiciones de procesamiento, los aditivos disponibles, las condiciones de almacenamiento e incluso las condiciones de los análisis de laboratorio, lo que evidentemente producirá una diferente composición, lo que incluso para un consumidor podría percibirlo como un sabor diferente.

Los datos de composición de alimentos pueden ser usados por profesionales relacionados con la salud de la población (médicos, nutricionistas, farmacéuticos etc.) para recomendaciones nutricionales, guías alimentarias, formulación de productos, etc.; por personas relacionadas con la producción de alimentos agrícolas e industrializados (ingenieros agrónomos, ingenieros en alimentos, ingenieros químicos, etc.), con el fin de conocer las características de los productos y comercializarlos de mejor manera; por personas relacionadas con la toma de decisiones en políticas gubernamentales (MINAGRI, MINSAL, MINEDUC, ODEPA, JUNAEB, JUNJI, entre otros.) en la planificación agroalimentaria del país y por el público en general para una toma de decisión informada.

Ante la pregunta de ¿Dónde se encuentran los datos de composición de alimentos?, podemos señalar que inicialmente los países generaban tablas de composición de alimentos (TCA), pero hoy en día es más común la elaboración de bases de datos de composición de alimentos (BDCA). Una de las BDCA más reconocidas internacionalmente es la elaborada en Estados Unidos denominada “Food Composition Database United States Department of Agriculture, USDA” de libre disposición en permanente revisión y actualización, gratuita y de libre acceso. Otros países elaboran sus BDCA colaborativamente entre investigadores de universidades y el gobierno. En el caso de Chile la agrupación Capitulo Chileno de Composición de Alimentos (CAPCHICAL) promueve la composición de datos. Chile cuenta con una TCA de alimentos chilenos del año 1992 con una limitada cantidad de alimentos y pronta a cumplir 30 años. Por lo anteriormente descrito, nuestra población necesita de datos de alimentos “BDCA” chilenos actualizados, confiables y accesibles para todos dada la importante información que contiene.