El invierno es  una de las estaciones del año con las temperaturas más bajas. La presencia del frío, viento y lluvias, muy propias de nuestra región, nos alertan a considerar el cuidado que debemos tener sobre la salud de nuestras mascotas, evitando contraer enfermedades, principalmente respiratorias, muy similares a los refriados de los seres humanos.

Es importante que en el transcurso de esta temporada, nuestra mascota reciba un cuidado y preocupación especial, con la finalidad de evitar la presencia de este tipo de enfermedades.

Las consideraciones que debemos tener  es disponer de un ambiente acorde al  cumplimiento del bienestar de nuestra mascota. Podemos  incluir una casa para mascota o ambiente que lo resguarde del frío, lluvia y viento. También es importante disponer de un cierre perimetral del hogar para evitar salidas inoportunas en días críticos.

En relación a su alimentación, esta debe estar acorde a sus requerimientos fisiológicos, es decir, debe nutrirse con alimento de acuerdo a su etapa de crecimiento (si es cachorro, adulto joven o senior). No se debe olvidar que el alimento debe ser de acuerdo a la especie indicada por el fabricante, el gato solo debe consumir su alimento, como también debe hacerlo el perro.

La hidratación es fundamental en esta fecha, si observamos que nuestra mascota se rehúsa a tomar agua en horas donde se presenta mayor frío, podemos otorgarle agua tibia con la finalidad de ayudar a subir su temperatura corporal.

Es importante también que el plan de vacunación y desparasitación esté al día, fortaleciendo sus defensas para que permitan enfrentar este invierno.