Seminario organizado por la Facultad de Ingeniería:

Industria 4.0: la evolución de la automatización y los desafíos para el Estado, las empresas, los trabajadores y la academia

Este viernes se desarrolló el Seminario “Industria 4.0, que nadie quede atrás: Minería”, organizado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Santo Tomás y el Sindicato N°2 División Los Bronces de AngloAmerican, que buscaba conocer, reflexionar y debatir sobre la evolución de la industria en torno a la automatización y los desafíos que este proceso plantea al Gobierno, los trabajadores, la empresa y a la educación superior.

Enfocado principalmente en la evolución de la automatización, el seminario “Industria 4.0, que nadie quede atrás: Minería” que se desarrolló en la sede central de la Universidad Santo Tomás, contó con particulares anfitriones entre ellos robots con inteligencia artificial, además de la presencia de alumnos de colegios técnicos y estudiantes de las carreras de Ingeniería Civil industrial, Minas y Geología, y de importantes actores involucrados en el sector minero.

Entre ellos, la Rectora Nacional de la Universidad Santo Tomás, María Olivia Recart -quien trabajó durante casi una década en BHP-; el director del Departamento de Capacitación y Empleo en Empresas del SENCE, Rodrigo Valdivia; la Presidenta de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Diputada Gael Yeomans; el Presidente del Sindicato N°2 División Los Bronces de Angloamerican, Ademar Ramírez; y el Gerente General de GlobalVAS, Ricardo Neira; además del Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan José Negroni y Juan Manuel Céspedes, Director Nacional de la Escuela de Ingeniería Civil en Minas de la UST.

Durante la inauguración, la Rectora Nacional UST, María Olivia Recart, subrayó que “en el pasado creer que iban a haber camiones sin choferes, era impensado. Hoy todo se hace a distancia. Y se hace porque se tiene tecnología. Lo que viene en el futuro requiere de una sofisticación que es mucho más grande”.

Recart agregó que lo que viene en materia de automatización es el análisis de datos. “Ya no es solo hacer un robot, es hacer que piense”, precisó.

Los robots que actuaron de anfitriones, se relacionaron directamente con los asistentes al seminario, formulando preguntas y entregando información. Uno de ellos es el “MAX V3”, el robot humanoide más avanzado del mundo, que cuenta con reconocimiento de voz en inglés y español, además de reconocimiento facial avanzado. También hubo robots de vigilancia que han sido diseñados para el monitoreo de grandes áreas públicas y privadas interiores, equipados con 6 cámaras con imágenes en 360° y cámaras de alta sensibilidad.

Automatización vs. empleabilidad

El Decano de la Facultad de Ingeniería de la UST, Juan José Negroni, realizó un recorrido desde la Industria destacando la industria 1.0 y 2.0 que se basan en la producción las 3.0 en la información y la 4.0, donde hay un cambio de paradigma hacia el trabajador del conocimiento. Además, destacó el desafío que plantean las proyecciones que señalan que el proceso de automatización al 2025 provocarían la pérdida de 75 millones de empleos, pero, paralelamente, se generarían unos 133 millones de nuevas funciones.

Frente a este fenómeno y su relevante impacto en el sector laboral, la Diputada Gael Yeomans, apuntó a la necesidad de un “compromiso decidido del Estado y la empresa, y una negociación amplia que dé garantías a los trabajadores” y agregó que “la pregunta es: ¿en qué estamos capacitando? Este es un debate que hoy se hace urgente”.

Por su parte, Ricardo Neira, Gerente General de GlobalVAS se refirió también a la actualmente denominada “sociedad de la singularidad” ligada directamente a la inteligencia artificial. “En Chile se prevén que un 50% de las funciones quedarán obsoletas, pero no es de un día para otro, requiere planificación y debates como el que hoy nos ha permitido la UST”.

Al respecto, el director del Departamento de Capacitación y Empleo en Empresas del SENCE, Rodrigo Valdivia, apuntó a la modernización de la entidad “con lógica de resultados”. “La dimensión es donde ponemos los recursos y cuánto que comprometen las empresas en la reconversión de sus trabajadores”, señaló. Además, se refirió a la necesidad de fortalecer la empleabilidad para “que esta ola de automatización que ya llegó se enfrente de mejor manera”, subrayó.

De acuerdo a cifras del BID, un 80% de los profesionales del futuro, trabajarán en un ámbito que hoy no existe.

En ese sentido, Ademar Ramírez, del Sindicato N°2 Los Bronces, puntualizó que lo que se debe analizar a fondo es para qué automatizar. “No estamos preparados para asumir este cambio, nos preocupan nuestros trabajadores, pero también aquellos estudiantes que podrían estar en carreras que quedarán obsoletas”.

Por su parte, Juan Manuel Céspedes, Director Nacional de escuela de Ingeniería Civil en Minas de la UST, apuntó a la relevancia de la formación de los futuros profesionales. “El tema clave es detectar las brechas, coordinarse con las empresas y actualizar la currícula”, concluyó.