En el marco de la inauguración del nuevo año académico del Doctorado en Conservación y Gestión de la Biodiversidad, la Facultad de Ciencias de la Universidad Santo Tomás organizó la charla magistral “El marco evolutivo de la conservación biológica” dictada por el Dr. Milton Gallardo, Licenciado en Ciencias de la Universidad Austral de Chile y Ph. D. en Biología de la New Mexico State University de Estados Unidos.

El Doctorado en Conservación y Gestión de la Biodiversidad de la Facultad de Ciencias de la Universidad Santo Tomás dio inicio a un nuevo año académico, el segundo desde que comenzó a dictarse este programa en abril de 2017.

Durante la ceremonia de inauguración del nuevo año académicoSebastián Rodríguez, Vicerrector Académico Universidad Santo Tomásdestacó las características que diferencian a este doctorado de otros programas de estudio. “El Doctorado en Conservación y Gestión de la Biodiversidad entrega herramientas que hoy día son cada vez más relevantes para los profesionales que trabajan en conservación y gestión de la biodiversidad, como la gestión de proyectos y la capacidad de participar en equipos interdisciplinarios”, señaló.

“Este programa enseña la importancia del impacto antropogénico en los ecosistemas, que es muy relevante en el contexto actual. Esa es la principal característica que diferencia este programa, que enseña trabajar con una mirada socialEste doctorado tiene una mirada distinta y entrega formación relevante en el contexto de lo que hoy día se requiere para el manejo, la investigación y el tratamiento en ecosistemas”, añadió el Vicerrector Académico de la UST.

Por su parte, Fabio Labra, Coordinador de Postgrado y Director del Programa de Doctorado en Conservación y Gestión de la Biodiversidad, destacó la diversidad de las disciplinas a las que pertenecen los participantes del programa, las distintas regiones a las que pertenecen y la mayor participación de mujeres en este segundo año. “Es un paso importante atreverse a formular un programa de doctorado, como académicos asumimos una responsabilidad en términos de formar y guiar a nuevos investigadores que pasarán próximamente a aportar al desarrollo del país”, sostuvo.

Charla Magistral: “El marco evolutivo de la conservación biológica”

Durante la ceremonia de inauguración del año académico del Doctorado en Conservación y Gestión de la Biodiversidadel Dr. Milton Gallardo, Licenciado en Ciencias de la Universidad Austral de Chile y Ph. D. En Biología de New Mexico State University de Estados Unidos, dictó la charla magistral “El marco evolutivo de la conservación biológica”.

Durante la charla se habló sobre una preocupación fundamental de la genética y que tiene directa relación con la conservación biológica: la pérdida de diversidad genética y variantes adaptativas debido a cuellos de botella, es decir, una caída drástica de su tamaño poblacional.

¿Qué ocurre a nivel genético con las especies que experimentan cuellos de botella luego de una catástrofe natural?Gallardo explicó que, aunque una especie logre recuperarse numéricamente, la pérdida genética que ha experimentado no se revierte, aunque se recupere el tamaño de población inicial.

Para ilustrar esto, expuso los resultados que obtuvo en sus años trabajando en la Provincia de Malleco, en donde se encuentra ubicado el volcán Lonquimay. Durante ese periodo, fue testigo de la erupción de este volcán (en 1988) y tuvo la oportunidad de estudiar cómo este fenómeno natural afectó a la diversidad genética de las especies que habitaban la zona.

El haber estado trabajando en ese lugar desde antes que se produjera la erupción, le permitió disponer de datos poblacionales del antes y después de la erupción. “Los roedores (Ctenomys de la zona Las Raíces) que habitan la zona abarcan poco territorio, y, a diferencia de la aves, no pueden abandonar su hábitat tan fácilmente. En el caso de esta especie, la erosión genética superó las expectativas. Nosotros creemos que fue debido a que esta especie no deja grandes números de descendencia, tienen pocas crías”, explicó el investigador.

La diversidad genética existente en la biodiversidad planetaria es crucial para mantener la plasticidad adaptativa y persistencia de las especies. Luego de la erupción del Volcán Lonquimay, esta especie de roedores disminuyó su población en un 91,3% . “Cuando ocurren estos fenómentos, se pone en riesgo a la especie, porque la capacidad adaptativa se pierde debido a la disminución de variación genética. En Chile no hay conciencia de lo difícil, lo duro que es trabajar para recuperar la población de una especie. No tenemos política nacional”, concluyó.