Santo Tomás Osorno y Defensoría Penal Pública firman convenio en apoyo a personas imputadas y sus familias

Esta colaboración aportará en el desarrollo de un conjunto de actividades relacionadas con las carreras de Psicología, Terapia Ocupacional y Servicio Social.

En el Auditorio Santo Tomás Osorno, y con la presencia de la Defensora Penal Pública de Los Lagos, María Soledad Llorente, y el Rector de la sede Osorno, Eugenio Larraín, se firmó un convenio de colaboración y prácticas para otorgar apoyo a las personas imputadas y sus familias, el primero de este tipo en la X región.

La tarea conjunta de ambos organismos institucionales busca brindar apoyo a las personas que, por primera vez, deben enfrentar el proceso penal y todo lo que ello implica, desde una perspectiva de apoyo no solo jurídico, sino que también psicológico y social.

En la ocasión, Eugenio Larraín, señaló que “este es un convenio que no solamente pone atención en las personas imputadas, sino que también en las familias, sin duda que la inserción de la familia a la sociedad es un tema complejo luego de pasar o vivir una situación de esta índole. En este sentido, Santo Tomás tiene la gran posibilidad de ser un tremendo apoyo para el trabajo de la Defensoría Penal Pública, desde nuestras áreas académicas con el aporte de docentes y estudiantes, lo importante es tener la convicción de hacer las cosas bien, y estamos dispuestos a dialogar y colaborar en este convenio de trabajo conjunto”.

Asimismo, aseguró que Santo Tomás “hoy tiene una nueva planificación estratégica para el período 2019-2023 centrada en cuatro nuevos focos estratégicos, y uno de ellos es precisamente Vinculación con el Medio, y aquí está muy claro y definido la innovación social como un tema fundamental, principalmente para aquellas carreras que trabajan el aprendizaje y servicio desde esa nueva mirada de vinculación con la comunidad”.

Por su parte, María Soledad Llorente, Defensora Penal Pública de la Región Los Lagos, aseveró que “el convenio se materializa en distintos ejes, el primero de ellos tiene que ver con la posibilidad de contar con curadores ad litem para aquellos imputados inimputables que no tienen familiares que puedan apoyarlos para cumplir la tarea de representar sus derechos en el proceso. En esa misma línea, y paralelamente, queremos trabajar en rearticular redes de soporte para estas personas. En segundo lugar, vamos a trabajar con las familias de las personas que por primera vez ingresan a prisión preventiva, para acompañarlos en el proceso de conocer, entender y sobrellevar los efectos de una imputación penal. Todos estos aspectos tienen que ver con una mirada de género, es decir, potenciar y reafirmar, por ejemplo, el rol de las mujeres imputadas o cónyuges de quien enfrenta el proceso penal”.

En cuanto a la colaboración de Santo Tomás para llevar adelante este trabajo conjunto, Llorente destacó que “la institución de educación superior a través de sus docentes y profesionales nos apoyarán en entregar herramientas a nuestros funcionarios y funcionarias para potenciar la atención de público, complementando desde una perspectiva técnica de trabajo con las personas, el aspecto jurídico de nuestra labor con los usuarios”.

Antes de finalizar la ceremonia, se presentó al grupo de estudiantes de cuarto año de la carrera de Servicio Social que realizarán la labor de curadores ad litem, quienes en coordinación y supervisión con la directora de carreras área Ciencias Sociales del IP y CFT, Claudia Figueroa, llevarán adelante el trabajo en la Provincia de Osorno.

Mejorar la calidad de vida 

En el convenio de colaboración, Santo Tomás Osorno aportará en el desarrollo de un conjunto de actividades relacionadas con las carreras universitarias de Psicología y Terapia Ocupacional, así como también desde el área de Servicio Social, impartida por el Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica.

En este sentido, y en relación con los usuarios de la Defensoría Penal Pública, gestionará un acompañamiento psicosocial a imputados/as que se encuentren con indicios de alteraciones psiquiátricas o en hipótesis normativa del artículo 458 del Código procesal penal, y a quienes se encuentren sometidos/as a la medida cautelar de prisión preventiva e internación provisoria, según corresponda, y que carezcan de condenas anteriores. En ambos casos, la atención e intervención psicosocial se podrá extender también a sus familias.

A su vez, y respecto a los funcionarios de la Defensoría Penal Pública, Santo Tomás procurará a través de capacitaciones, cursos y/o atención de alumnos en práctica, participar o colaborar en el desarrollo o implementación de actividades o programas que la Defensoría Penal Pública desarrolle, destinadas a cuidar la salud psicosocial de los funcionarios internos y externos, a fin de lograr entornos de trabajo saludables, tendientes a mejorar la calidad de vida laboral de quienes prestan servicio de defensa.