Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica

Modelo de acompañamiento al estudiante como clave del proceso formativo

Con foco en la Experiencia Transformadora del Estudiante, ambas instituciones han implementado estrategias concretas de apoyo, abarcando el ciclo formativo del alumno. Se destacan el robustecimiento de su modelo pedagógico y sus centros de aprendizaje a nivel nacional.

Actualmente, la formación técnico profesional cuenta con el 53% de la matrícula nueva de pregrado en Chile, con más de 180 mil matriculados, según cifras del Consejo Nacional de Educación. Esto confirma la relevancia de este ámbito para miles de jóvenes que inician su camino en la educación superior, con un modelo educativo centrado en el desarrollo de la productividad y la innovación, y caracterizado por una rápida inserción en el mundo laboral.

En este contexto, el IP y CFT SantoTomás destacan por su amplia presencia y cobertura nacional, con 22 sedes y más de 60 mil estudiantes de Arica a Punta Arenas, quienes son el centro de su proyecto educativo.

Según explica el Rector Nacional del IP y CFT Santo Tomás, Juan Pablo Guzmán,

“como institución hemos centrado nuestro quehacer en el fortalecimiento de un proyecto educativo que promueve la cercanía y el acompañamiento permanente, porque tenemos el desafío de lograr que el estudiante desarrolle sus potencialidades y egrese como un técnico y profesional que sea un aporte para el desarrollo del país”.

El modelo de acompañamiento de la casa de estudios, denominado “Educar para transformar”, cuenta con cinco etapas: preingreso, diagnóstico y nivelación, formativa y evaluativa, logro del perfil de egreso y formación continua. Este se sustenta en el foco estratégico “Experiencia Transformadora del Estudiante”, cuyo objetivo es “consolidar un modelo integral de la experiencia del estudiante, que permita mejorar su situación inicial, los indicadores de progresión académica y de satisfacción estudiantil, y el logro de las competencias del perfil de egreso y su inserción en el mundo laboral”.

Modelo pedagógico basado en competencias

Para las instituciones SantoTomás resulta fundamental el robustecimiento de aspectos curriculares junto al perfeccionamiento de modalidades de enseñanza-aprendizaje sustentadas en el Modelo Pedagógico basado en Competencias, orientado a garantizar la transversalidad y empleabilidad de los egresados.

“Nuestro modelo pedagógico se centra en el proceso de construcción de conocimientos del estudiante, concibiéndolo como sujeto responsable y comprometido con su propio aprendizaje, a través de estrategias pedagógicas activo-participativas que logran la confluencia entre la teoría y la práctica”, expresa el Vicerrector Académico del IP y CFT SantoTomás, Juan Carlos Erdozáin.

Ciclo formativo

En la línea de “diagnóstico y nivelación”, en Santo Tomás destaca el programa “Semana Cero”, como un proceso de inducción y nivelación de conocimientos, que marca el inicio de una relación de acompañamiento y comunicación continua entre docentes y estudiantes. A ello se suma el Sistema de Apoyo Académico (SAAC), vinculado con la gestión de la retención estudiantil, el cual funciona a partir de diversas acciones de intervención iniciadas en la “Semana Cero” y continuadas durante su primer año de estudio. En este ámbito, destaca que en el período 2013-2018 la retención estudiantil de primer año experimentó una significativa alza de un 7,3 puntos porcentuales en el IP Santo Tomás y 5,2 puntos porcentuales en el CFT Santo Tomás.

En la etapa “formativa y evaluativa”, en tanto, destacan los Centros de Aprendizaje, que contribuyen a la mejora continua de los procesos de enseñanza de los estudiantes, por medio de tutorías en las materias de ciencias, matemática, lenguaje y técnicas de estudio, entre otras, y que, a su vez, miden el nivel de logro de los aprendizajes. Así también, disponen de ayudantías complementarias que son solicitadas por las jefaturas de carreras. Durante 2018, los Centros de Aprendizaje realizaron cerca de 53 mil atenciones a más de 7 mil estudiantes del IP y CFT.

Conectado con la fase anterior, el plantel se apoya en un sistema de medición del nivel de “logro del perfil de egreso” de los estudiantes (SEPE), que evalúa las competencias específicas y genéricas y permite retroalimentar al estudiante y los planes de estudio de las carreras impartidas. Por último, la etapa “formación a lo largo de la vida” cierra el ciclo formativo del estudiante, a través de una amplia oferta de diplomados y cursos de especialización para los egresados.

 

Ver publicación de El Mercurio:  ElMercurio_07_07_19