25 estudiantes fueron parte de las sesiones a cargo de la empresa Vertical de Rodrigo Jordán, culminando con un espacio de testimonios de directivos y un egresado.

La conferencia “Liderazgo y Equipos Excepcionales”, a cargo del destacado consultor y profesor universitario Rodrigo Jordán, dio el vamos a la Escuela de Líderes Santo Tomás 2021. El resto de las sesiones estuvieron a cargo de relatores de su empresa Vertical, con el objetivo de sensibilizar a los estudiantes en la importancia de fortalecer sus habilidades y competencias relacionales, de modo que puedan ejercer el liderazgo en su quehacer diario e incrementar su impacto e influencia en su red de relaciones interpersonales, en particular en su ámbito estudiantil.

El cierre de la experiencia en sede Rancagua contó con la participación del Rector, Manuel Olmos, quien aseguró que “el liderazgo se va construyendo” con herramientas como el trabajo en equipo, la comunicación bidireccional, responsabilidad, confianza y disciplina. También recalcó que un líder tolera y valora los errores, y da importancia al reconocimiento y retroalimentación.

Por su parte, el Director de Formación e Identidad en sede Rancagua, Víctor González, abordó el pensamiento crítico como el sello de un líder, destacando reflexiones de Santo Tomás de Aquino y su valoración de la persona: “La recta educación del joven consiste en que se acostumbre a deleitarse en las buenas obras y a entristecerse en las malas”.

Testimonios

A la última sesión de la Escuela de Líderes fue invitado Axel Lillo, egresado tomasino de Técnico en Enfermería, bombero y participante destacado en actividades de voluntariado. Invitó a los estudiantes presentes a “actuar de corazón, con vocación y siempre ser buena persona” y agregó: “Ser líder no es ser protagonista, es estar observando el trabajo y motivando al equipo”.

Hilda Palma, estudiante de tercer semestre de Técnico en Administración Logística, agradeció a Santo Tomás por la oportunidad de participar en la Escuela de Líderes: “Adquirí conocimientos importantes para mi futuro profesional y personal”.

María Francisca Ibarra Castro de segundo año de Técnico en Educación Especial, profundizó en las herramientas adquiridas en esta experiencia: “Conocí otros puntos de vista, aprendí sobre la tolerancia, el enseñar con amor, el que somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos. Aprendí que no sólo se trata de ser un buen líder en la vida, sino también buenas personas y que lo que deja huella en el mundo no es ser exitoso, sino una persona con valores, humildad y carisma”.

Raquel Miranda cursa quinto semestre de Técnico en Trabajo Social y califica esta actividad como entretenida, didáctica, interesante y práctica: “Aprendes a cómo lidiar de mejor manera en un grupo de trabajo o grupo de comunidad, a poner en práctica cosas que a lo mejor sabías, pero no sabías su nombre, a desarrollar tus habilidades de líder de una forma más segura y responder de una forma más sencilla para que las personas con las cuales estás trabajando te entiendan de la mejor manera posible”.