Los participantes del webinar organizado por el Instituto Confucio de Santo Tomás Rancagua pudieron conocer de primera mano los testimonios de compañeros que estudian el idioma.

Por interés en la cultura, para mejorar el currículum, para relacionarlo con su carrera, para hacer negocios, para viajar a China… las motivaciones para aprender el idioma mandarín son muchas y los estudiantes de Santo Tomás Rancagua que han asumido este desafío se reunieron en un webinar para compartir su experiencia con la comunidad educativa.

La actividad fue moderada por la Directora de Comunicaciones, María Victoria Barra, y contó con la participación del profesor del idioma Andrés Ibáñez – quien además es egresado de Nutrición en Santo Tomás – y la coordinadora del Instituto Confucio en Rancagua, Carla Morales. En la oportunidad, los asistentes pudieron realizar sus consultas referentes a los cursos, y escuchar de primera mano a sus compañeros de sede.

Alejandro Verdugo comenzó su experiencia en el Instituto Confucio hace un año y medio y actualmente cursa el nivel Básico 3 de chino mandarín: “Cuando empecé a estudiar Administración, pensé en tomar un semestre a ver qué pasaba y tomé vuelo, y ahora estoy esperando continuar con el nivel Intermedio”. De la modalidad online destaca la interacción con los docentes: “Es una ayuda muy grande poder conectarse y conversar con el profesor nativo y tener un ayudante también, algo que en los cursos presenciales no teníamos”.

Laura Joo es descendiente de chinos, pero reconoce que en su generación se ha perdido un poco el legado: “Yo siempre he sentido que mi abuelo, que todavía está conmigo, es muy sabio y siempre quiso que alguien en la familia hablara el idioma nativo, pero en el Confucio no es sólo el idioma, sino que también uno tiene ese intercambio cultural que para nosotros los chilenos es bastante desconocido; es una riqueza que pocas veces se puede conseguir y uno se va enamorando de más cosas que sólo el idioma”.

La estudiante de segundo año de Técnico en Administración recuerda que desde que entró a Santo Tomás le llamó la atención el Instituto Confucio, pero no había tenido tiempo para tomar los cursos: “Soy como a la antigua, me gusta estar con el cuaderno, ir a la sala y enfocarme más, uno en la casa tiene la cabeza en otro lado, pero la verdad me llevé la sorpresa de que se puede; uno sí se concentra”.

Vínculo con la carrera

Francisca Rivas estudia Construcción Civil y su interés en el idioma comenzó por las series de televisión chinas: “Mi carrera no tiene que ver con mandarín, pero estoy buscando la manera de asociarla, estoy buscando material de arquitectura china. Me ha gustado mucho el curso, es super motivante, he tenido profesores muy buenos y ellos ayudan en lo que sea”.

Julio Aravena estudia Técnico Agrícola y tiene una pyme en donde ha estado en contacto con chinos: “Ésa fue una de las motivaciones para aprender, poder hablar con ellos directamente y no necesitar que me traduzcan. También he practicado con algunos chinos, vas escuchando los acentos, y tengo compañeros que me incluyen en otros grupos. Lo bueno es estar conectado y que vamos repasando, eso nos ayuda porque uno se va metiendo más en el tema”.

Matrículas segundo semestre

El Instituto Confucio inició el proceso de admisión para sus cursos de chino mandarín E-Learning en los niveles básicos e intermedios, con un descuento especial para la comunidad Santo Tomás, por lo que el precio para este segundo semestre de 2020 será de $21.000 en total.

Para obtener un cupo en el proceso de admisión, los interesados deben completar la siguiente ficha de Inscripción https://bit.ly/InscripcionChinoMandarin2doSemestre. Para consultas sobre cursos del nivel Básico 1 o más avanzados del idioma, se puede enviar un email a ic_rancagua@santotomas.cl