El decano de la Facultad de Economía y Negocios de la UST, Enrique Paris, conversó con Radio Pauta acerca de los desafíos que tiene el país para implementar el régimen de teletrabajo. 

Por primera vez muchos chilenos están implementando la modalidad “home office”, debido al llamado a quedarse en casa para prevenir contagios por coronavirus. Recientemente, tras casi dos años de tramitación, la Cámara de Diputados envió a ley el proyecto que regula el teletrabajo y el trabajo a distancia. De esta manera, la iniciativa quedó lista para ser promulgada como ley.

El proyecto que busca establecer que el trabajo a distancia sea regulado por el Código del Trabajo mediante un contrato o anexo entre empleador y empleado, permite que todos los colaboradores que opotan por este régimen tengan claridad absoluta sobre sus derechos y deberes.

Enrique Paris, decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Santo Tomás, quien participó en la elaboración de un estudio de teletrabajo, señaló en una entreviusta en Radio Pauta que para aplicar el teletrabajo hay ciertas dificultades.  La primera es la tecnología. “Tenemos una restricción tecnológica al interior de las organizaciones. […] En muchas empresas puede existir esa tecnología, pero muchas veces los procesos para tomar decisiones no están”.

“Es muy importante la consciencia que se hace sobre esto; las reglas que se acuerden entre el trabajdor y la empresa para que el teletrabajo, que es una modalidad adicional, más modena, más flexible, no termine perjudicando principalmente al trabajodor y tengamos problemas de enfermedades profesionales, estrés y otras enfermedades”, señaló el académico.

 Beneficios

Según expertos, el teletrabajo aplicado de manera correcta trae ciertos beneficios en una empresa. Primero, fomenta la responsabilidad y la confianza entre los equipos de trabajo y las jefaturas. Para esto, es primordial una buena porganización y planificación para cumplir con los objetivos que se esperan durante la jornada laboral.

Enrique Paris señala que otro beneficio de esta modalidad es la productividad. “Hay experiencias documentadas que muestran que la productividad incluso aumenta con teletrabajo, debido a que hay menos interrupciones, tiempos muertos o distracciones, pero hay otras en que la productividad se resiente porque las condiciones para teletrabajar no son las adecuadas”, dice Enrique Paris.

Horarios y disciplina

La autoridad académica señala que lo más fácil para comenzar el teletrabajo es establecer horarios lo más precido posible a los de la oficina. Esto, con el objetivo de disciplinarnos. “El teletrabajo requiere una autodisciplina muy grande, en el hogar hay muchas fuentes de distraccion o tareas que realizar”.

Por otro lado, se recomienda poner límites. “Hay que ser capaces de poner los límites entre lo que es la vida laboral y la vida familiar. Esto es muy importante para poder abordar estas formas de organización de trabajo”, agregó.

Escucha la entrevista completa de Radio Pauta