Betsabé Canales, egresada Área Administración

La clave es convencerse de que sí, se puede

El año 2015, tras conversarlo con su marido y ajustar los detalles necesarios en su día a día como tesorera en una sucursal bancaria y su vida como madre de dos pequeños, Betsabé Canales ingresó a estudiar la carrera Técnico en Administración de Recursos Humanos en el CFT Santo Tomás Puente Alto.

A cuatro años de haber tomado esa decisión, Betsabé mira atrás con orgullo y convencida de que tomó una buena decisión; la misma que le permitió crecer académica y laboralmente.

“Cuando empecé a estudiar, era tesorera de una sucursal de super caja de Banco Santander y entré a estudiar porque, para poder crecer en el banco, me pedían estudios”, cuenta Betsabé.

De esta forma, y con la ayuda de una compañera de trabajo, Betsabé postuló a beneficios estudiantiles y buscó carreras e instituciones, eligiendo a Santo Tomás por su cercanía y modalidad FlexClass.

“Llegué a Santo Tomás por la web y fue el más conveniente para mí, porque vivo en Puente Alto y la distancia me favorecía, porque tenía posibilidad de realizar continuidad de estudios con el  IP, y porque tiene modalidad FlexClass, que me garantizaba 3 días de estudio presencial, con lo que compatibilizaba mis horarios con mi familia, con fines de semana sagrados para la familia”.

Continuación de estudios

En el segundo año de la carrera, el área de administración de la sede Puente Alto les explicó a sus alumnos cómo se realizaba la continuación de estudios en el Instituto Santo Tomás, sede San Joaquín. Betsabé se encontraba entre los alumnos interesados y decidió emprender este nuevo desafío.

“Para quienes tomamos la continuación de estudios, la directora del área, Viviana Parada, gestionó que realizáramos el ramo de ética profesional en verano, para finalizar la carrera técnica y así comenzar en marzo la ingeniería a través de la continuidad de estudios”, manifiesta Betsabé.

De esta forma, los estudiantes pudieron dar por finalizado su proceso en el Centro de Formación Técnica y avanzar al Instituto Profesional en la carrera Ingeniería en Administración de Recursos Humanos.

“Fueron años difíciles de estudio, sobre todo por los hijos… estoy agradecida de mi esposo, porque sin él no habría podido estudiar; él se preocupaba de cocinar, de las mochilas de los niños, entonces esta fue una decisión familiar”, cuenta.

Gracias al apoyo de su familia y también de su empresa, gracias a una beca, Betsabé sacó adelante sus carreras, cumpliendo sus metas personales y profesionales, logrando incluso un ascenso.

“Cuando me titulé del técnico, me postularon a jefe de operaciones de la sucursal, y claro que el título ayuda mucho. Valoro mucho mi título, porque antes decía que terminé hasta 4to medio, pero al final, cuando te pones a estudiar te enriqueces de información, de muchas cosas, cambias el chip, hay un crecimiento académico y personal, porque te valoras a tí mismo porque lo lograste, pudiste”.

“Yo creo que hay muchas historias como la mía -agrega- y creo que la clave es convencerse de que sí, se puede, porque si no te convences de que puedes lograrlo, no lo harás. Hay que conocerse, saber qué es lo que quiero, cómo quiero crecer y sabiendo eso, el camino se arma… querer es poder”