Fusionando sabores nacionales y coreanos tomasina ganó concurso culinario

Nicole Millar, titulada de Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena de la Sede Santiago Centro obtuvo el reconocimiento del jurado con su platillo “Dak-Sopai”.

La reciente edición del Festival Gastronómico de Hansik 2020 organizado por la Embajada de Corea y el Instituto Culinary, tuvo presencia tomasina.

Nicole Millar Arellano, exalumna de Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena Sede Santiago Centro se quedó con el certamen culinario y un premio de 850 dólares, luego de deleitar a los jueces con su “Dak-Sopai”, sopaipilla rellena con dos tipos de dakgalbi (pollo coreano picante y agridulce con vegetales), acompañado de un pebre de Kimchi (col china fermentada y picante).

Preparación que nació del amor que siente por la cultura del país asiático desde su infancia y que con el tiempo la llevó a interiorizarse cada vez más en sus tradiciones. “Desde pequeña participaba en una iglesia Coreana. Me llamaba la atención los libros y algunos videos. Esto, me motivó a aprender el idioma, y desde ahí empecé a participar en otras cosas, tales como grupos tributos al   K-Pop, aprender sobre su cosmética, dramas, películas, enamorándome del país y su cultura”.

Agregó quela gastronomía es una pasión, hobby y profesión para mí. Cuando empecé a probar la cocina coreana, sentí que era especial, los sabores son únicos y también muchos platos llevan una historia. Esto me hizo querer aprender a prepararla y entender toda la cultura que había detrás de un plato”.

Sabor chileno-coreano

Con el paso del tiempo, Nicole llevó sus conocimientos y atracción por el país asiático a la redes sociales, donde hoy cuenta con un número importante de seguidores (16 mil solo en Instagram) y que le ha permitido difundir sus preparaciones y otras tendencias.

Es más, hasta antes del concurso, se dedicaba a enseñarle a las personas cómo cocinar comida coreana a través de ellas. “Varios de mis seguidores vieron que la Embajada de Corea había lanzado ese concurso y me lo enviaron. Para participar tuve grabar un video haciendo comida fusión entre Chile y Corea y que se tradujo en la preparación de “Tomatican de bulgogi”, -carne coreana marinada- permitiéndome quedar entre los 20 seleccionados”.

No obstante, al momento de asistir al evento, optó por una nueva receta que fusionara aún más la gastronomía chileno-coreana. “Ahí tomé la idea de rellenar una sopaipilla con pollo picante coreano, el que maticé con agridulce, teniendo en cuenta que el paladar de los chefs no es igual en ambas naciones”.

Respecto a la experiencia obtenida en el certamen, puntualizó

“fue maravilloso, es un concurso que tenía todo lo que yo amo, Chile, Corea del Sur y la gastronomía. Me esmeré mucho en mi participación. Incluso pasé dándole sopaipillas a los coreanos para dar con el sabor correcto del relleno. Personalmente fue participar en algo que me identifica y representa como persona. Haber ganado tiene mucho sentido y significado para mí. Es algo que me motiva a seguir con mis metas, y una señal de que no debo detenerme en el mundo gastronómico”.

Formación gastronómica

Al ser consultada sobre cómo su formación culinaria influyó en acercarla aún más a la cultura y gastronomía coreana, precisó que “conocí muchos tipos de comidas internacionales en la carrera. Sin embargo siempre me llamó la atención los platos coreanos, especialmente por su color que generalmente es rojo, algo que jamás vi tan presente en otros países, así como también sus platillos pequeños especiales, muy diferentes a los chinos y japoneses”.

“Esto, me llevó a ver muchas recetas y visitar restaurantes coreanos, lo que me permitió informarme más sobre este mundo, lo que sin duda fue nuevo y revolucionario a todo lo que conocía”, aseveró.

Metas

A sus 23 años, Nicole tiene las cosas claras. Utilizará el dinero obtenido en el certamen para cumplir su sueño de vivir y trabajar un año en Corea del Sur. “Planeo desempeñarme como cocinera para aprender bien los sabores y luego abrir mi restaurante fusión donde estén presentes las cocinas de ambos países, ya que éstas no han sido muy explotadas en ese aspecto”.

“Quiero que los chilenos se atrevan a probar la comida coreana y se lancen a experimentar sabores nuevos y picantes, pero también quiero que los coreanos conozcan la gastronomía de nuestro país. Y ¿qué mejor forma de introducirles a nuevos mundos mediante la fusión? Ese será el espíritu de mi futuro restaurante, ya que la cocina chilena es muy especial y tiene mucho potencial para ser fusionada”, concluyó.