Tiempos de cuarentena: una oportunidad para potenciar el aprendizaje autónomo

Entre las competencias más valoradas en la educación está la capacidad de aprender a aprender, siendo este un slogan permanente en nuestra vida.

Nuestros niños y niñas hoy utilizan las tecnologías en cada una de sus actividades, nos demuestran cada vez más la capacidad de relacionarse y cómo aprender, siendo esto hoy una competencia clave para el desarrollo.

Tal vez esta situación de confinamiento o cuarentena desde el punto de vista educativo, más allá del estrés que implica el pretender cubrir el currículum o no atrasarse en lo que se considera los objetivos cruciales para cada nivel o curso, sea una oportunidad única para practicar los principios del aprender a aprender. Esto implica que tanto docentes, padres y familia, apoyen el aprendizaje autónomo, promoviendo la apropiación de diversas estrategias de aprendizaje, en vez de focalizarse solo en los contenidos curriculares.

Para potenciar distintas estrategias podemos considerar:

  • Motivación, es un punto importante, ya que inicia la búsqueda del aprendizaje.
  • Contextualización, las actividades de aprendizaje se relacionan con la vida de los niños y niñas, asumiendo la nueva realidad, pero aprovechando también las oportunidades.

Esto implica no proponer actividades descontextualizadas, aisladas, sin relación entre unas y otras, sino tareas completas y significativas, cercanas a su entorno.

Como ejemplo, una profesora de tecnología en un contexto rural les pidió a sus estudiantes hacer pan con masa madre, para lo cual debieron investigar, con sus familiares o en Internet, y organizar su trabajo: planificar, ejecutar, evaluar el proceso, corregir y evaluar su resultado.

La docente los motivó a asumir la responsabilidad de sus decisiones y los ayudó a conceptualizar mediante distintas preguntas, como los cambios químicos que observaban, en vez de entregarles los conceptos, fue observando el proceso. Finalmente realizó preguntas en las que debían reflexionar: ¿Qué aprendiste?, ¿cómo lo aprendiste?, ¿para qué fue importante el proceso?, todo esto se realizó para favorecer la conciencia del proceso seguido en la realización del trabajo; promoviendo la meta.

La importancia de esto es que los mismos niños y niñas sean conscientes de cómo aprenden y como esto es llevado a distintas situaciones.

La palabra “crisis” en China representa “riesgo o peligro” y “oportunidad”; esperemos que en esta crisis sepamos aprovechar la oportunidad de apoyar el aprendizaje autónomo de nuestros niños y niñas.