“La mayoría de las veces se asocia la presencia de roedores al contagio de Hanta o Rabia, estas patologías son frecuentemente asociadas a estos animales, pero también lo es la Leptospirosis”.

La Leptospira es una bacteria catalogada como Zoonosis (enfermedad transmitida de los animales al hombre) y se transmite fundamentalmente a través de la orina de animales infectados, por lo que el ser humano puede adquirir la infección por contacto directo con agua contaminada, donde penetra en el cuerpo a través de erosiones o cortes en la piel y de las mucosas de ojos, nariz y boca. También puede ser contraída por contacto directo con sangre y tejidos, además de la orina.

Las ratas son el principal reservorio de la bacteria, por tanto, los animales que la transmiten con mayor frecuencia al hombre. La Leptospira vive por largo tiempo en agua fresca, barro y ambientes marinos y sobrevive por semanas o meses en el agua y en el suelo; nuestra ciudad, Puerto Montt, proporciona un gran ambiente para subsistir, ya que se potencia en regiones con gran cantidad de precipitaciones.

Síntomas en humanos

En humanos, la bacteria penetra al cuerpo por la piel o mucosas, diseminándose por la sangre atacando diversos órganos y se elimina por la orina. Al comienzo, puede producir signos inespecíficos, como dolor de cabeza, fiebre, malestar general, pero al pasar a la segunda fase, puede presentar insuficiencia renal, signos de enfermedad hepática, entre otros.

Es muy importante entonces dar aviso si es que en lugares de venta de alimentos (supermercados, restaurantes) se evidencia presencia de fecas de roedores, ya que implica la presencia de éstas en dichos lugares y por ende, contaminación de las superficies en contacto con los alimentos. Considerando además que es una bacteria muy resistente en el medio ambiente y su muerte tarda mucho, si no se cuenta con las medidas necesarias.

Medidas de control

Esta medidas son las siguientes: control eficiente de roedores, drenaje de aguas estancadas, uso de guantes, manejo de residuos sólidos, en zonas de riesgo, disponer los alimentos en envases a prueba de roedores, limpiar superficies contaminadas con una solución de 1 parte de cloro por 10 partes de agua (ej; 1 litro de cloro en 10 litros de agua).