El concepto de inclusión y diversidad es muy amplio, tratado en nuestra legislación con sendas leyes y siendo parte de la discusión de la nueva Constitución Patria, estos términos no están atados solamente al género, sino también a la raza, orientación sexual, identidad de género, religión, nacionalidad, capacidades diferentes, edad y todos aquellos atributos que hacen de cada ser humano sea único e irrepetible.

Las cadenas de suministro exitosas hoy están centradas fundamentalmente en el cliente y el consumidor, donde la diversidad es algo cotidiano, y las tendencias del mundo actual exigen atención diferenciada en muchos casos, por lo tanto, es necesario el aporte que equipos constituidos por un recurso humano diverso y que incluya diversas miradas, experiencias y aportes.

Podemos observar dos factores que contribuyen de forma relevante al desarrollo exitoso de la cadena logística y que están relacionados directamente con inclusión y diversidad, son:

  1. Valorar ideas diferentes fortaleciendo un círculo virtuoso que eleva los niveles de confianza dentro de los equipos de trabajo. De esta forma se incrementa la motivación del equipo, logrando una mayor conexión emocional empleado-compañía, mayor compromiso, aumentando de esta forma los niveles de rendimiento de los diferentes componentes del equipo.
  2. Creatividad e innovación, conceptos clave para desarrollar cadenas de suministro agiles, flexibles y eficientemente competitivas.

Así, hoy en día la inclusión y diversidad se han convertido en una necesidad para todas aquellas organizaciones que quieren realmente ser un referente, a través de una ventaja única y competitiva como lo es su capital humano. La cadena de abastecimiento no puede estar desconectada de esa realidad, por tanto, se deben incorporar estos principios a los esfuerzos para incrementar el nivel de participación de un recurso humano muy diverso, como una vía fundamental para lograr la maximización de las eficiencias y el logro de un servicio de clase mundial.