Tradicionalmente, la población chilena festeja con regocijo la celebración de las Fiestas Patrias, las cuales se caracterizaban por actividades típicas como bailes, juegos criollos, carrera en sacos y tres pies, tirar la cuerda, el palo encebado. Sin embargo, en la actualidad han ido desapareciendo estas costumbres, emergiendo otras como el excesivo consumo calórico, que se asocia a un importante desbalance energético.

En este contexto, con una alimentación hipercalórica se podría incrementar el peso corporal hasta en 4 kilos, considerando los 6 días de fiestas. En esta línea, el exceso de peso impactará en la salud de las personas, sobre todo los que cuentan con algún trastorno metabólico, asociándolo a mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Todo el exceso consumido durante el periodo de Fiestas Patrias podría controlarse después de 6 semanas de una dieta estricta y una correcta dosificación de ejercicio físico. De hecho, 30 minutos de ejercicio aeróbico continuo equivale a consumir aproximadamente 300 calorías (dependiendo del peso corporal), equivalentes a un choripán.

Dentro de las estrategias no farmacológicas para el control del peso corporal, se encuentra el control de los hábitos alimentarios (restricción calórica) y el ejercicio físico, planificado por un especialista, dosificando las cargas de trabajo en función de cada persona.

Por lo anterior, durante este largo periodo de celebraciones se sugiere fraccionar la ingesta calórica, incorporando mayor actividad física como se hacía tradicionalmente, con bailes, juegos típicos y paseos al aire libre.