El proyecto se tituló “Mi emprendimiento construye nuevas realidades” y ayudó a los residentes a ampliar sus posibilidades laborales y potenciar su independencia y autonomía, con habilidades asociadas a la gastronomía y al diseño de marca. Las instituciones esperan continuar y repetir esta experiencia colaborativa junto a estudiantes.

Con enorme gratitud por el trabajo realizado, finalizó la segunda etapa del proyecto Incubox “Mi emprendimiento construye nuevas realidades”, donde participaron las carreras de Técnico en Trabajo Social, Diseño Gráfico y Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena de Santo Tomás Concepción, donde sus estudiantes pudieron entregar herramientas para motivar el emprendimiento en los residentes de Roberto Paz, casa de acogida perteneciente a la Corporación Catim.

Juan Pablo Lleufo, beneficiado con el proyecto Incubox.

El proyecto se ejecutó durante el segundo semestre de 2019, y tuvo gran éxito a pesar de la contingencia social nacional. Aquí, las tres carreras generaron talleres para que los usuarios de la residencia pudieran impulsar un emprendimiento a su salida, o fortalecer los propios, motivando así su independencia y autonomía. En el caso de Técnico en Trabajo Social, la estudiante en práctica Javiera Ramírez apoyó en las áreas de intervención y educación; desde Gastronomía, la alumna Pilar Inostroza lideró talleres de panadería y pastelería; y en Diseño, Rodrigo Ruiz y Constanza Castillo se encargaron de orientar en aspectos comunicacionales y de desarrollo de marca.

Uno de los beneficiados fue Juan Pablo Lleufo, técnico en Administración de Redes Computacionales y residente de Roberto Paz hace dos años. Lo que más destacó fue la posibilidad de compartir con estudiantes tomasinos.

“Esta instancia que la institución da para que los alumnos puedan compartir con nosotros, podamos entablar un trabajo en equipo, aprender herramientas que nos pueden ayudar a superar esta vulneración de derechos y darnos una oportunidad en el ámbito laboral y como independientes, es lo que más me satisface de haber participado de este proyecto”, sostuvo.

Docentes junto a estudiantes participantes de Incubox,

CONTINUAR CON EL TRABAJO

Verónica Villarroel, directora del Área Ciencias Sociales de Santo Tomás Concepción, destacó el compromiso de los estudiantes y también la acogida de la residencia Roberto Paz durante la ejecución del proyecto. “Lo más importante es que esto constituye un servicio y que se vea plasmado en el día de mañana, para que quienes formaron parte de este proyecto puedan usar estas herramientas y aprovecharlas en su desarrollo laboral, personal y familiar”, sostuvo la académica.

El coordinador de la residencia, perteneciente a la Corporación Catim, Roberto Urriola, recordó la relación con Santo Tomás Concepción, pues reciben estudiantes en práctica hace varios años. Junto con ello, valoró la entrega de los estudiantes y la posibilidad que brindaron a los residentes de superar su situación gracias a herramientas asociadas al emprendimiento.

Estudiantes de Diseño durante la realización de Talleres en Roberto Paz.

“La situación calle es un fenómeno social complejo, con situaciones de exclusión y vulnerabilidad y no hay fórmulas ni recetas que logren determinar los procesos de superación de las personas. Estamos siempre inventando, buscando fórmulas, y si hay una acción que es determinante y resolutiva es entregar herramientas a quienes han carecido de oportunidades. Y eso significa Incubox, ya que lograron entregar oportunidades y un espacio al que es difícil de acceder”, destacó el coordinador.

Ambos directivos esperan continuar con este trabajo colaborativo entre Santo Tomás y Catim en el futuro.