Alumna de la carrera de Psicopedagogía del Instituto Profesional Santo Tomás Talca, fue elegida como alumna sello 2020 por representar los valores institucionales.

Una de las estudiantes beneficiadas con el Premio Sello 2020 en el Instituto Profesional Santo Tomás Talca, fue Ingrid Ramírez Troncoso, quien a fines de diciembre último fue parte de una íntima ceremonia realizada en el hall de la sede Carlos Schorr sin invitados y sin público, debido a las restricciones sanitarias producto de la pandemia.

El Premio Sello Santo Tomás tiene como objetivo distinguir y premiar a los estudiantes que mejor representan los valores institucionales y a la vez motivarlos para el desarrollo continuo de sus potencialidades e integridad personal.

Así fue como Ingrid destacó entre sus compañeros de la carrera de Psicopedagogía, donde será parte de la primera promoción si finaliza con éxito el actual año académico, ya que cursa el séptimo semestre. Tiene 48 años y vive con sus padres adultos mayores, lo que les permite hacerse compañía en el diario vivir.

Por ahora solo espera terminar con éxito su carrera, ejercer su profesión y ser un aporte en la sociedad, dando cuenta del foco estratégico institucional de Experiencia Transformadora del Estudiante.

“Actualmente curso el séptimo semestre de Psicopedagogía, por lo que mi foco está en terminar de la mejor forma este gran proceso académico. En el futuro, me veo desempeñándome en la profesión que amo y ayudando a todo el que lo necesite”.

¿Qué significado tiene haber sido elegida como alumna sello?

“Ser representante de este premio significó de manera personal sentir orgullo por ser reconocida como persona, ser valorada por los esfuerzos y sacrificios que hice cada día para poder rendir y entregar lo mejor de mí, visibilizar el sacrificio de anteponer mis valores y responsabilidades académicas, antes que problemas personales. También significa responsabilidad, ya que al recibir este galardón representó los valores de la institución y los propios, lo cual se transforma en un modelo a seguir para los demás estudiantes y a mis sobrinos, teniendo el trabajo de motivar a través de este ejemplo”.

¿Cómo fue el proceso de postulación a este premio?

“Una llamada de la jefa de carrera lo cambió todo. Era un día normal, estaba en mi casa, trabajando como siempre, cuando veo que mi profesora me estaba llamando, me comento que fui postulada para este premio por otros profesores y por ella. Ese fue el primer gran impacto para mí, luego de esto nos citaron a todos los postulantes con las personas de la DAE, donde nos explicaron en qué consistía, que esto pasaría a votación a rectoría y que se elegiría a un estudiante por división de la institución. Seguía sin creerlo pero la emoción fue más grande, finalmente llegó la noticia, tanto mi familia como yo, nos alegramos, fue una gran noticia motivadora que nos alegró en los tiempos que corren”.

¿Qué opinó tu familia de todo esto?

“Esta noticia fue un rayo de luz para mi familia, sintieron el mismo orgullo que yo, mi padre y hermanas compartieron la noticia por el grupo de WhatsApp de la familia donde todos me felicitaron. Lo que más me llenó de alegría fue el apoyo que recibí de ellos y notar que soy un ejemplo para mis sobrinos, para los que están en el colegio aún y para los que están en carreras universitarias al igual que yo. Fue una alegría en familia”.

¿Por qué decidiste estudiar la carrera que cursas en Santo Tomás Talca?

“Cuando estudié en la enseñanza básica y media, fue un periodo difícil, tuve repitencias de curso debido a mi enfermedad (Epilepsia) y las manchas que tengo en el cuerpo (Hemangiomas) sufrí discriminación y burlas de mis compañeros y profesores, sin importar lo crueles de sus actos terminé mis estudios pero hasta ahí dejé todo, el miedo y el dolor fue más grande. El año 2018 superé mis miedos, me armé de valor para enfrentar lo que pensé sería igual a mis años en el colegio y me propuse superar todo lo sufrido, así fue como decidí matricularme en la carrera que siempre tuve en cuenta para ayudar a los niños y a las personas que han tenido que pasar lo que he vivido, psicopedagogía, y el Instituto Profesional lo elegí por que se acomodó y tiene coherencia con mis valores. Siempre recuerdo a una psicopedagoga que tuve en el colegio, su nombre es María Toledo, ella me ayudó siempre, nunca me discriminó y me trató como una persona normal, como todos merecen, ella fue mi figura de resiliencia y el ejemplo que me esfuerzo por seguir”.

¿Cómo recibiste la noticia de haber sido reconocido con este premio?

“Cuando me llaman para darme la noticia, mi corazón se infló, fue como si algo me hubiera dicho de frentón que por todo lo he luchado ha valido la pena, que el esforzarse el triple y las ganas de superarme han tenido frutos. Este premio llegó a confirmar que elegí el mejor camino y que debo seguir así”.

¿Cómo fue superar este año académico en medio de una pandemia?

“Fue nuevo, como estuve muchos años sin estudiar, tuve que acomodarme y aprender rápido el sistema de estudios, las herramientas que se usan y lo rápido que se mueve todo, al llegar la pandemia esto se acentuó más, tuve que reaprender todo, pedí ayuda a mis sobrinos para sacar provecho de las plataformas y herramientas on-line, al principio fue un terreno totalmente desconocido, pero siempre tuve apoyo desde Santo Tomás. A pesar de lo que produjo la emergencia sanitaria pude avanzar con mi carrera, me hubiera gustado ir a clases presenciales, pero entiendo el riesgo que esto trae, en conclusión, me ayudó para acercarme más a la tecnología y a tener una actitud alentadora y flexible al cambio”.

Tienes obviamente un muy buen rendimiento académico, pero ¿Qué significa para ti ser reconocido/a por tus cualidades como persona?

“Primeramente significa confirmar que soy capaz, tanto en lo académico como en lo personal, nunca he esperado ser reconocida o poner en evidencia lo que hago por otros, este premio no tiene un significado de premio por destacar porque sí, sino que es un reconocimiento que dedico a todas las personas que me han ayudado a lo largo de mi vida, a los que me han enseñado a obrar bien, a los que me han motivado por ser como soy y me han aceptado como soy”.

¿Qué mensaje le darías a tus compañeros que el próximo año tal vez pueden ser los próximos premios sello?

“Bueno, no es una respuesta fácil, es parte de la responsabilidad de obtener este reconocimiento, es dar un buen ejemplo, es por eso que les digo de todo corazón que no es necesario cambiar para aspirar a ganar un premio, sino que cambiar para la vida personal y nutrir la vocación de ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Que todo obstáculo por muy grande que sea se puede superar, da igual lo que se demoren, da igual los comentarios negativos, lo importante es atreverse, esforzarse, creer en sí mismos y no olvidar los valores que nos han inculcado nuestros padres”.