Sharon Montecino, ingeniera en Recursos Naturales, lidera un ambicioso proyecto de reducción de amenazas para las aves playeras en Chile central. Su mentora es Carmen Espoz, Decana de la Facultad de Ciencias de la UST, dada su vasta experiencia en la investigación de estas especies como directora del Centro Bahía Lomas de la UST.

 

Un ambicioso proyecto es el que lidera Sharon Montecino, ingeniera en Recursos Naturales de la Universidad de Chile. La profesional desarrolla un plan de reducción de amenazas para las aves playeras en Chile central, formando parte de la primera generación de becarios del Programa Soluciones Costeras ofrecido por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, Estados Unidos.

En concreto, su proyecto busca reducir las amenazas que enfrentan las aves playeras en la desembocadura del Río Maipo, un sito prioritario de la Ruta Migratoria del Pacífico en América. Según la evidencia internacional, las aves playeras registran una importante reducción de sus poblaciones a nivel global, y en este contexto, Chile, con su extenso borde costero, requiere priorizar zonas de acción para la conservación de estos ecosistemas.

“Decidí postular porque tenía la inquietud de abordar de forma concreta algunos problemas que enfrentan los humedales y zonas costeras en Chile, ya que tanto las aves playeras como el resto de la vida silvestre que habita estos ecosistemas se encuentra invisibilizada para gran parte de la sociedad. Además, las escasas figuras de protección aplicadas a estos sitios, por lo general no implican compromisos legales y la mayor parte de los estuarios del país están desprotegidos”, aseguró la profesional.

El proyecto

Fue en 2016 cuando Sharon Montecino, junto a compañeros de universidad e integrantes del Comité Ambiental Comunal de La Ligua, se adjudicaron un Fondo de Protección Ambiental (FPA) del Ministerio del Medio Ambiente para impulsar la puesta en valor del humedal de Pichicuy, en la Región de Valparaíso. Hoy, a poco más de un año de concluir con éxito dicho proyecto, fue seleccionada para desarrollar su iniciativa en otro humedal costero: la desembocadura del Río Maipo.

“Este proyecto busca incidir en la percepción local de la desembocadura del río Maipo y de quienes la visitan, que su encanto y atracción no sólo se asocie con la playa, sino también con los otros hábitats que componen ese fascinante ecosistema costero. Debe existir mayor valoración de estos espacios y respeto frente a los otros seres que también hacen uso de ellos”, enfatizó la profesional.

Colaboración UST

Con la tutoría de la Decana de la Facultad de Ciencias de la UST, Carmen Espoz, el proyecto se nutrirá de su experiencia como directora del Centro de Investigación Bahía Lomas por más de una década, con el propósito de orientar el manejo y gestión del humedal de importancia para las aves migratorias en la zona central del país.

“Hemos intentado transmitirle nuestra experiencia con Bahía Lomas y con los humedales, en general, lo que se traduce en una solución de un problema concreto que existe en la desembocadura del Río Maipo. Además, hemos trabajado en conjunto toda la planificación de su proyecto y estamos programando algunas actividades en conjunto”, expresó la académica.

Asimismo, Santo Tomás facilita a Montecino un espacio físico (en la sede de Ejército) para que pueda trabajar, “y también se han realizado charlas con académicos, enriquecedora instancia de intercambio de conceptos”, precisó la decana.

Facultad de Ciencias

Carmen Espoz, decana F. Ciencias UST, Sharon Montecino, becaria U. de Chile y John Fitzpatrick, Director del Laboratorio de Ornitología de la U. de Cornell.