En el encuentro, que convocó a estudiantes, egresadas y directivas del área a nivel nacional, se reflexionó sobre el rol y la discriminación que viven las mujeres en la informática a través de tres  testimonios.

Cerca de 70 alumnas, docentes, directivas e invitadas de las carreras del área de Informática de Santo Tomás a nivel nacional se reunieron en el II encuentro de mujeres TIC, realizado por las carreras del área de Informática de la sede Santiago Centro.

Esta actividad partió en 2019 con la idea de poder compartir experiencias e inquietudes, además de conmemorar el día internacional de las niñas TIC.

“el sentido de esta actividad es poder compartir experiencias, hablar de la brecha y la discriminación que viven las mujeres en esta área, además de poder ayudarnos y conocer la historia de mujeres que lograron salir adelante, para que vean que si se puede”, indicó la Directora del área Informática de la sede Santiago Centro, Viviana Álvarez, quien dio el puntapié inicial a la jornada y quien también contó su experiencia y la discriminación que vivió cuando estudio y al ejercer en el área de informática.

Álvarez indicó a las mujeres presentes que, hay que luchar contra esta discriminación de ser “una mujer en un mundo de hombres” y señaló que : “ hay empleadores que me han solicitado trabajar con mujeres, que enviemos mujeres a las prácticas laborales, ya que adquieren mayor responsabilidad, se quedan más tiempo en los empleos y generan estabilidad en los equipos.

Además de Viviana, también compartieron su experiencia las Directoras de las carreras del área de Informática de sede Puerto Montt, Elena Jiménez, y de sede Rancagua, María de los Angeles Horta.

Tres mujeres, tres vivencias

En la actividad, estuvieron como invitadas tres mujeres pertenecientes al área informática. Cada una de ellas entregó su vivencia en relación a como ha sido su experiencia en el área.

La primera de ellas, Fabiola Fuentes, titulada de Analista Programador de la sede Santiago Centro, indicó que cuando entró a la carrera sufrió discriminación: “mis compañeros me mandaban a lavar, a planchar, me decían que me fuera para no quebrarme las uñas”.

Pero pese a esos comentarios, ella logró salir adelante, e indicó que con sus estudios se le abrieron muchas puertas, y ya lleva 15 años en su empresa, ahora es jefa de una unidad y está a cago de un equipo de 8 personas: “te toca lidiar con la discriminación y la brecha salarial, pero las animo a seguir, cumplir sus sueños, de dejen que nadie las pase a llevar, sigan adelante y terminen su carrera”.

Mharía Paz Ramos , alumna de Ingeniería en Informática de la sede Santiago Centro, también contó su experiencia en la carrera. Pese a enfrentar un camino lleno de dificultades, la estudiante indicó

“ninguna carrera merece ser distinguida por un género, si uno quiere hacer algo, siempre lo puedes lograr”.

El tercer testimonio lo entregó Marcia Ortiz, Ingeniería en Informática egresada de Duoc UC quien, en una visión contrapuesta a las anteriores, señaló: “Nunca me cuestioné que fuera una carrera de hombres, ni me sentí discriminada en la carrera pese a ser la primera mujer de mi generación”.

Pese a indicar que salir al campo laboral no fue fácil, actualmente trabaja en una consultora internacional e instó a las asistentes a la actividad a perseverar en sus estudios : “ se necesitan muchas mujeres en el área, las quiero invitar a que continúen y terminen su carrera, porque hay muchas empresas que las están buscando”.

Creando redes

En la actividad, además de los tres testimonios entregados, docentes y estudiantes del área también contaron sus experiencias personales en torno a ser mujer en el mundo de la informática, y reflexionaron sobre la importancia de hacer notar la presencia femenina, capacitarse, tomar cursos y crecer. Además, se relevó la importancia de formar redes y ayudarse entre mujeres, instar a las nuevas generaciones a que estudien carreras del área informática.

Al finalizar la actividad, la Directora del área informática y organizadora de la actividad, Viviana Álvarez, indicó estar muy emocionada con todos los relatos:

“ Veo historias de mucho esfuerzo y eso me hace mirar el futuro con esperanza. Agradezco a todas estas mujeres fuertes y poderosas y les hago un llamado a unirse, y si se sienten abatidas o discriminadas, conversarlo y denunciarlo”.

Además agregó : “ Hoy se ha cumplido el objetivo de esta actividad, que era provocar un espacio de apoyo, de contención, de que conozcan quienes somos y poder generar comunidad”.