Dr. Roberto García-Huidobro, Profesor Asociado del Centro de Investigación e Innovación para el Cambio Climático UST, participó de investigación científica en la Antártica, junto a un equipo multidisciplinario de científicos.

Recolectar las especies que componen una comunidad Antártica y medir su metabolismo, incrementando la temperatura del agua, desde -0.5 a 21 grados Celsius. Ése fue parte del trabajo de un equipo multidisciplinario de investigadores, el cual integró el Dr. Roberto García-Huidobro, del Centro de Investigación e Innovación para el Cambio Climático de la Universidad Santo Tomás (CiiCC-UST).

El grupo de científicos lo completaron el Dr. José Pulgar, el Dr. Mauricio Carter y la estudiante de Biología Marina Geraldine Díaz, de la Universidad Andrés Bello, quienes viajaron hasta Bahía Fildes para recolectar ejemplares de, al menos, 7 especies del continente Antártico, con el objetivo de medir el consumo de oxigeno (metabolismo) de estas especies cuando se incrementa la temperatura.

“Las especies elegidas son una muestra de la comunidad Antártica. El desafío es comprender cómo las comunidades ecológicas compuestas por múltiples especies y diferentes tipos de interacciones biológicas, cómo la depredación o el parasitismo, pueden responder al incremento de temperatura”.

Esta hipótesis es particularmente importante en los ecosistemas antárticos, dadas las comunidades únicas presentes en este continente y las alarmantes tasas de cambio de temperatura reportadas en los últimos años”, explicó el Dr. García-Huidobro.

Los animales recolectados fueron llevados a los acuarios dispuestos en el Instituto Antártico Chileno (INACH), los cuales contenían agua de mar entre -1 y 0.5 grados Celsius. Luego de un día se midió el metabolismo. Luego, en Santiago, los datos serán usados para simular incrementos de temperatura y observar sus efectos en la comunidad estudiada.

Trabajo en equipo

El investigador del Centro CiiCC-UST destacó que “trabajar con colegas de diferentes nacionalidades y experiencias fue gratificante. Durante la estadía realizamos presentaciones para dar a conocer nuestros trabajos. En esta oportunidad compartimos con gente de España, Francia, Alemania, EEUU, India e Inglaterra. Recuerdo el trabajo del colega de India, quien nos mostró un dispositivo portátil capaz de secuenciar ADN. Conectado a internet, es posible reconocer diferentes patógenos, enfermedades y microorganismos en muy poco tiempo”.

CiiCC-UST en la Antártica

Participar de una iniciativa de esta envergadura en la Antártica tiene un valor incalculable, tanto para el propio investigador, como para el Centro CiiCC-UST. “Fui invitado a este proyecto por la experiencia que tengo en el trabajo en terreno y, específicamente, en la mantención de animales en laboratorio”, afirmó.

“Como Centro CiiCC-UST, es valioso el trabajo en esta región. Personalmente, estoy interesado en conocer la respuesta metabólica (consumo de oxígeno) de diferentes animales marinos al cambio climático (por ejemplo, aumento de temperatura), foco central de este proyecto”, sentenció el Profesor Asociado a la Facultad de Ciencias UST.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.

CiiCC-UST en la Antártica.