Natalie Saavedra, estudiante del Instituto Confucio Santo Tomás: “Si tú quieres aprender un idioma, también tienes que saber de su cultura”

Con el testimonio de la estudiante Natalie Saavedra, el Instituto Confucio Santo Tomás dio inicio al “Ciclo de charlas virtuales 2022”, organizadas por Formación General UST.

Con la finalidad de compartir experiencias acerca del estudio del chino mandarín y motivar a los asistentes a aprender de la cultura milenaria, se llevó a cabo la charla “Aprender chino: Primer paso a un mundo de oportunidades”, a cargo de Natalie Saavedra, estudiante del CFT Santo Tomás, quien desde el 2020 cursa en el Instituto Confucio Santo Tomás (ICST).

El encuentro se enmarcó en el “Ciclo de charlas virtuales nacional e internacional 2022”, organizadas por Formación General de la UST, con el objetivo de promover alternativas que propicien el desarrollo de competencias genéricas declaradas en el perfil de egreso de los estudiantes, reforzando así el diálogo colaborativo, participativo y reflexivo entre profesores, estudiantes de pregrado y postgrado y personas a las que les interese reforzar la lectura y escritura académica en ambos idiomas.

“Llegas a ser parte de una comunidad, de una familia”

La estudiante comenzó su presentación dando a conocer su experiencia como estudiante de chino mandarín durante estos dos años. “Aprender chino es el primer paso para cumplir tus sueños y sentirse realizado. Ha sido una aventura, un montón de emociones juntas”, expresó.

¿Por qué chino mandarín? Con escaso conocimiento sobre el idioma y la cultura china, Saavedra cuenta que llegó a estudiar esta lengua por un familiar que comenzó un curso de este idioma. “Empecé a interesarme por la cultura y sus tradiciones. Descubrí que China tiene una cultura gastronómica impresionante. Si tú quieres aprender un idioma, también tienes que saber de su cultura”, enfatizó.

Comenzó a estudiar de forma autodidacta para posteriormente ingresar al ICST de Iquique. Allí se dio cuenta de que, contrario a lo que pensaba, no eran tan complicado. “No es un idioma imposible, no está tan ajeno a nosotros y es un idioma bastante lógico”, señaló. Saavedra se refiere a que la gramática china, a diferencia del inglés o el español, es más sencilla porque no tiene conjugaciones, y prácticamente no tiene tiempos verbales (dos para tiempo pasado y uno para tiempo futuro). “Es un idioma muy divertido cuando se aprende y tiene la particularidad de que tiene cuatro tonos. Eso es lo único difícil que pueden encontrar”, explicó.

¿Por qué el ICST?

La invitada señaló que lo que más le gustó del ICST fue su malla curricular, especialmente por sus módulos iniciales dirigidos a personas que no tienen conocimiento del idioma. “Si tú no sabes ni cómo decir ‘hola’, ellos te enseñan desde lo más básico, desde el módulo cero y desde ahí para adelante”, expresó.

Debido a la pandemia, Saavedra comenzó sus estudios en el 2020 en modalidad e-learning, lo que para ella fue una excelente oportunidad.

“Una vez que empecé a estudiar en el ICST, me di cuenta de que no solamente te enseñan chino mandarín, sino que también llegas a ser parte de una comunidad, de una familia. Tengo compañeros desde Arica a Punta Arenas, de Perú y México. La calidad humana de los profesores es impresionante”, apuntó.

Respecto de sus clases, la joven explicó que lo que más le gusta es que se puede practicar mediante diálogos, “los profesores te hacen preguntas para que tú vayas practicando el idioma, te vas soltando y dejando los miedos atrás”. En ese punto, destacó los Talleres de Conversación con estudiantes chinos nativos.

Entre los beneficios que destaca, Saavedra señala “no solamente fortalece tu creatividad e imaginación, sino que también te ayuda a crecer como persona, a cultivar muchas cualidades como la paciencia porque en el chino todo es un proceso”. Por otro lado, menciona que ayuda a tolerar la frustración de mejor manera, y a crear hábitos de estudio y organizar el tiempo con otras actividades y estudios”.

“Poder poner que uno sabe chino mandarín en un currículum ayuda muchísimo a la hora de conseguir trabajo y también permite desarrollarse en otras áreas que nunca pensaste, como ser profesor de chino, traductor o intérprete. Los beneficios que trae aprender el chino mandarín son muchísimos”.

Por último, la estudiante subrayó la oportunidad que da el ICST de certificarse en el chino mandarín a través de las pruebas de HSK.

Más información

En el encuentro se hizo presente Lilian Espinoza, directora ejecutiva de ICST, quien dio a conocer información relevante para quienes están pensando en estudiar chino mandarín.

Con respecto a la modalidad de estudio, esta es a distancia a través del formato e-learning. Además, si eres estudiante de Santo Tomás tienes un descuento especial (50%). Los cursos son de 46 horas cronológicas, 20 horas sincrónicas y 20 asincrónicas, en donde se pueden optar por los horarios que más se ajuste a los estudiantes (horarios AM, tarde y noche). Estas clases quedan grabadas.

“El chino mandarín es un idioma que hoy está marcando la diferencia entre los jóvenes chilenos de cualquier rama del conocimiento”, destacó la directora.

Más información en: https://www.confucioust.cl/