Columna de Yang Changqing, nueva Consejera Cultural de la Embajada de la R. P. China en Chile.

La celebración del Año Nuevo Chino, también conocida como la Fiesta de la Primavera, es la festividad más importante y esperada de China. Su festejo es cada vez más popular y es parte del calendario en varios países de oriente, entre ellos Vietnam, Indonesia, Singapur, Malasia, Corea del Norte, Corea del Sur y Filipinas.

La cena familiar en la víspera del Año Nuevo es considerada la comida más importante del año. Grandes familias se sientan alrededor de mesas, por lo general redondas y disfrutan de la comida y el tiempo juntos. Los platos con un significado de suerte se deben incluir en la cena, como pescado, pastel de arroz glutinoso y ravioles, también conocidos como jiǎozi (饺子); una suerte de empanaditas rellenas de carne, pescado y/o mariscos con múltiples ingredientes y métodos de preparación. Aunque se consumen todo el año, es tradicional comerlos durante la medianoche del Año Nuevo Chino.

Cabe mencionar que esta celebración, que en esta oportunidad dará inicio el 5 de febrero, se festeja hace más de 3.500 años y su fecha tiene relación con la fase lunar y la hora del año solar, por esta razón el inicio cambia todos los años. Se consideran 3 días de feriados y los festejos duran aproximadamente 15 días, tiempo en el que la decoración se toma las casas y calles siendo el rojo el color principal del festival, ya que se cree que es un color auspicioso. Como en 2019 es el año del cerdo, las decoraciones relacionadas con el cerdo se verán comúnmente.

Esto se suma al intercambio de regalos, tal como ocurre en Chile en navidad. Los sobres rojos para obsequiar dinero es una de las principales costumbres y se cree que traen buena suerte. Un regalo cada vez más común sobre todo entre los más pequeños de la familia.

Otra de las costumbres son los espectáculos de fuegos artificiales. Cuando llega la medianoche millones de fuegos artificiales son lanzados al cielo, los que, de acuerdo a la tradición, se utilizan para espantar las malas energías. Cabe destacar que en los últimos años esta tradición recibe cada día más críticas siendo una fuente contaminante muy fuerte y mucha gente tiende a no lanzar más fuegos artificiales.

Estas son algunas de las principales tradiciones que se llevan a cabo a 17.000 kilómetros de distancia, en una celebración que se basa en el Año Lunar de acuerdo a la astrología china y que este año celebraremos en grande en la ciudad jardín el domingo 20 de enero.

Como embajada, parte de nuestra labor consiste en apoyar iniciativas artístico-culturales de destacada excelencia y magnitud, con el objeto de presentar al pueblo chileno nuestra cultura y tradiciones, sobre todo aquellas que representan las raíces de una civilización que data hace miles de años.

Es por ello que este año nos satisface apoyar nuevamente la celebración del Año Nuevo Chino que desde el año 2011 realiza con éxito el Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás en colaboración de la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar, una alianza que apreciamos y valoramos por el constante desarrollo de actividades en post de la difusión de la cultura de China, destacando los Ciclos de Cine Chino, Cursos de Idioma, y en esta oportunidad el festejo del Año Nuevo, todas actividades gratuitas y abiertas a la comunidad que convocan a miles de chilenos y extranjeros en la Región de Valparaíso.

Para esta edición, donde damos la bienvenida al Año del Cerdo, nos complace gestionar junto al Ministerio de Cultura y Turismo de China el arribo de la agrupación artística de Hangzhou, quienes presentarán su espectáculo “Mi Memorable Hangzhou”, que busca dar a conocer variadas muestras de acrobacia, danza y música tradicional de la ciudad de la reconocida empresa Alibaba de Jack Ma y una de las siete antiguas capitales de la República Popular China, con el objetivo de acercar el intercambio cultural, sobre todo en un año tan especial donde se han cumplido 48 años de relaciones bilaterales entre ambos países.

La agrupación, integrada por 28 artistas, se presentará por primera vez en Chile en el marco de la vigésima sexta versión del festival Santiago a Mil los días 12, 13, 15, 16, 18 y 19 de enero en las comunas de San Felipe, Puente Alto, Peñaflor, Macul, Peñalolén y La Granja, respectivamente. El show final se vivirá en la Quinta Vergara el día 20 en el evento que cerrará los festejos del Año Nuevo Chino.

No quiero perder la oportunidad de invitarlos a presenciar este espectáculo de nivel internacional, que ha recorrido numerosos países alrededor del mundo y que se ha presentado con éxito en dos países de Sudamérica: Argentina y Uruguay, ambas puestas en escena a principios de 2018. Con la dirección del prestigioso director Yang Yunjin, el show se presentó en la gala de la cumbre G20 realizada en 2016, lo que avala su reconocido nivel y se traduce en un panorama imperdible para adentrarse y conocer más a rondo diversas expresiones de música, arte, magia y acrobacia de China.

La cultura, a través de sus infinitas manifestaciones, es una de las herramientas más efectivas para potenciar las relaciones bilaterales y la unión de los pueblos, especialmente cuando se trata de expresiones que muestran parte de nuestra tradición, folclore y costumbres. Un deleite para culminar el Año del Perro y dar la bienvenida al Año del Cerdo de Tierra.

Por Yang Changqing, nueva Consejera Cultural de la Embajada de la R. P. China en Chile.