Estudiantes ovallinas se reunieron en torno a la lectura de “Anteojos de sal”

Gracias a programa de fomento a la lectura del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio se realizó una lectura mediada que culminó con el encuentro entre la autora del libro, Ashle  Ozuljevic Subaique y alumnas de la carrera de sicopedagogía.

Durante tres sesiones un grupo de estudiantes de primer año de la carrea de Psicopedagogía del IP Santo Tomás sede Ovalle, se reunieron para compartir la lectura del libro “Anteojos de Sal” de la escritora chilena Ashle  Ozuljevic Subaique, una instancia en la que también participaron docentes, directivos del establecimiento de educación superior y mediadores de lectura.

Esta es una iniciativa que se replica por cuarto año consecutivo en la institución académica gracias al programa de fomento a la lectura “Diálogos en Movimiento” del Plan Nacional de la Lectura del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio,  que propicia los espacios de lectura compartida de textos de autores nacionales, para luego generar una reunión entre los lectores y el escritor o la escritora.

El encuentro entre estudiantes y Ashle  Ozuljevic Subaique se realizó de manera virtual y fue transmitido en vivo a través de Facebook. En la oportunidad la autora pudo conversar con las participantes y responder sus inquietudes, referentes a su motivación para escribir, su trayectoria, sus proyectos literarios actuales, además de revelar más de algún entretelón de los relatos plasmados en su libro “Anteojos de sal”.

El texto publicado en el año 2013 gracias al Fondo Editorial Manuel Concha de la I. Municipalidad de La Serena es un diario de viaje que a través de cuentos y poemas, que mezclan la realidad y la ficción, relata las experiencias vividas por la autora en su periplo por Bolivia y Perú.

Relación con la lectura

Los participantes de la actividad pusieron de manifiesto la relación que ellos mantienen con la lectura y lo que significó para ellos la experiencia de leer un texto en grupo.

Josefina Cortés, estudiante de primer año de Psicopedagogía estuvo a cargo de realizar una breve reseña de su experiencia y lo que vivieron como grupo al momento de leer en conjunto.

En su intervención la joven mencionó que a ella le gusta mucho leer, a la vez que comentó que “para mí resultó ser un vicio la lectura, a pesar de que nació cuando ya estaba grande, gracias a un profesor de lenguaje, y esto me genera dos cosas intensas, primero que tomo un libro y ya no lo puedo soltar más, y a la vez no quiero que termine ese libro”.

La estudiante también mencionó que “este libro logró que varios pudiéramos ser protagonistas de muchas de sus páginas, logró que nos cuestionáramos y que sintiéramos a través de lo que no podemos ver pero si imaginarnos y a mí en especial me nutrió de nuevas ideas, de ganas de escribir, pero sobre todo de ganas de seguir leyendo”.

Por su parte, Nicole Tapia, coordinadora del área de Lenguaje de Santo Tomás sede Ovalle, señaló que estaba “agradecida de la oportunidad de compartir con las estudiantes, desde otro punto de vista, desde otra mirada, de salir de este rol en el que siempre estamos y compartir lectura, leer, escuchar lectura también y ver esas caras que se van a apasionando en torno a ese proceso que vivimos”.

En tanto, Marcela Muñoz, jefa de biblioteca de la sede ovallina se refirió a la educación emocional que se logra a través de la literatura. La profesional sostuvo que “el libro, muchas veces, en la mediación, nos hizo preguntarnos, discutir temas que efectivamente son educación emocional, y cualquier libro probablemente nos permite proyectarnos, proyectar nuestra propia existencia, en la que nos está mostrando la autora, que abrió su historia y su existencia”.

Retroalimentación de los lectores

Al finalizar el encuentro con las estudiantes, Ashle Ozuljevic Subaique agradeció su participación y destacó la importancia que tiene para ella conversar con sus lectores y saber qué es lo que piensan de sus obras.

“Ha sido muy emocionante conversar con ustedes, me voy con el corazón súper lleno, son súper generosas, me gustó mucho la participación y espero haber contribuido a entretenerlas, a sacarlas un ratito de lo cotidiano, a permitir el viaje sin moverse, que son esos viajes tan ricos que esperamos en la literatura, que nos saque de esta casa y nos lleve a otra”, aseguró la escritora.

Al mismo tiempo, Ozuljevic dijo que “esto es lo que sueño cuando escribo, poder conversar con la gente que me leyó y  ver qué le pareció, y si me hubiesen dicho alguna cosa negativa, perfecto, súper bien, es lo que espero, espero un feedback, no espero halagos, sino saber que toqué algo, o no toqué”, concluyó.

Sobre la autora

Ashle Ozuljevic Subaique (Santiago, 1986) es licenciada en Lengua y Literatura Hispánica, magíster en Estudios Latinoamericanos, profesora de yoga por la Federación argentina de Yoga Integral y doctoranda en Estudios Lingüísticos, Literarios y culturales.

Ha publicado el libro de relatos Vidas robadas (2011), la novela experimental Anteojos de sal (2013), ganadores del Fondo Editorial Manuel Concha de la I. Municipalidad de La Serena; el ensayo El silencio final: Representación y gesto ante la muerte en Diario de muerte, de Enrique Lihn (Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 2015) y el libro de poesía Tres, ganador del Fondo Editorial Raúl Cantuarias, I. Municipalidad de Coquimbo (2016).

Obtuvo dos veces la Beca de creación literaria del Fondo Nacional del Libro y la Lectura, por el conjunto de relatos, Las verdes ideas incoloras duermen furiosamente (2016) y la serie poética Botánica (2018). Su obra ha sido recogida en antologías en Chile, Argentina, Cuba, Estados Unidos y España. Actualmente reside en Barcelona.