En esta instancia, la carrera buscará evidenciar los principales avances alcanzados desde su anterior acreditación. Gracias a un importante trabajo de autoevaluación, identificó 48 fortalezas y 21 debilidades.

Con el propósito de certificar la calidad de la formación que imparte, la carrera de Pedagogía en Educación Física de la Universidad Santo Tomás (UST) se presentará a un nuevo proceso de acreditación durante 2019, ante la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile).

La carrera, que se ha acreditado en tres oportunidades (2009, 2012 y 2016), cuenta actualmente con dicha certificación por un período de tres años. Para este nuevo proceso, desarrolló un importante trabajo de autoevaluación durante 10 meses, lo que le ha permitido identificar fortalezas y debilidades e instaurar un modelo de mejoramiento continuo.

Para cumplir con lo anterior, la carrera implementó un Comité de Autoevaluación de composición amplia y transversal. Tal como señala el Decano de la Facultad de Educación UST, Rodrigo Fernández, dicho comité “verificó los avances de la carrera desde su último proceso de acreditación, implementó procesos de consulta a diversos grupos de interés y analizó distintas fuentes de información. A partir de ello, desarrolló una evaluación crítica y reflexiva, cuyos resultados se resumen en un conjunto de 48 fortalezas y 21 debilidades, y en la propuesta de un Plan de Mejoramiento para el período 2019-2023”.

Proceso formativo

La carrera de Pedagogía en Educación Física UST se ha caracterizado por tener una identidad particular basada en un enfoque educativo y pedagógico, buscando diferenciarse de otras visiones coexistentes en la formación de docentes de Educación Física. Su principal objetivo es formar un profesional capaz de desarrollar su actividad en ambientes educacionales correspondientes a los niveles preescolar, básico y medio del sistema educacional chileno.

En este contexto, el Decano Rodrigo Fernández destaca las principales fortalezas de la carrera, entre las que se encuentran “la formación general y sello que incorpora nuestra carrera; la participación de estudiantes en procesos de autoevaluación y retroalimentación; la existencia de un modelo de prácticas en desarrollo que promueve un juicio crítico reflexivo, y la consistencia del Plan de Estudios con los Estándares Orientadores del Mineduc, verificado por los resultados en la Evaluación Nacional Diagnóstica por sobre la media nacional”.