En el marco de la celebración del día mundial de la seguridad y salud en el trabajo, el docente del área de Prevención de Riegos de la sede Santiago Centro, Felipe Vilches indicó la importancia de crear conciencia y prevenir accidentes.

A finales de abril y principio de mayo, existen dos efemérides relevantes en materias laborales, se trata del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo celebrado el 28 de abril y el  1 de mayo Día del Trabajo.

Respecto al Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, impulsado  por la Organización Internacional del Trabajo, OIT, tiene por objetivo promover la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales en todo el mundo.

Según este organismo, en el planeta existen 541 millones de trabajadores jóvenes (entre 15 y 24 años). Ellos representan más de 15 por ciento de la fuerza de trabajo del mundo y padecen una tasa de accidentes no mortales hasta un 40 por ciento más alta que los trabajadores adultos mayores de 25 años. Entre los trabajadores jóvenes, hay 37 millones del grupo de edad 15-17 años que realizan trabajos peligrosos.

Esta instancia centraliza su campaña en sensibilizar y promover la cultura preventiva en las empresas, y en como esto puede ayudar a reducir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo.

El docente del área de Prevención de Riesgos, Felipe Vilches nos indicó los principales riegos a los que se ven expuestos los trabajadores y la importancia de contar con ambientes seguros para prevenir antes que lamentar.

Seguridad y salud en el trabajo: Accidentes y enfermedades profesionales

Los trabajadores de todos los rubros están expuestos constantemente a accidentes tanto dentro del lugar de trabajo, como en el trayecto desde o hacia sus hogares, así como a enfermedades profesionales debido a sus funciones.

Toda lesión que un trabajador sufra a causa o con ocasión del trabajo, y que le produzca incapacidad temporal, permanente o la muerte es considerado un accidente laboral.

En tanto las enfermedades profesionales son aquellas causadas de manera directa por el ejercicio del trabajo que realice una persona, con una relación causal entre el quehacer laboral y la patología que provoca la invalidez en el trabajador o incluso la muerte.

Al respecto, el docente de Prevención de Riesgos de la sede Santiago Centro indicó que:

“La ocurrencia de accidentes laborales o enfermedades profesionales conllevan la pérdida de muchas horas de trabajo y ello se traduce en una merma en la productividad, aumento de costos y la incertidumbre de tener un trabajo digo, sano y seguro”.

Es por esto que la prevención de ambos es tan importante y por lo mismo lo es la revisión de las instalaciones y las condiciones de trabajo, ya que, si éstas son inseguras, aumentan la probabilidad de que ocurran accidentes y dolencias físicas.

Vilches agregó que: “la prevención reduce el absentismo y mejora la calidad de vida laboral. En consecuencia, aumenta la satisfacción de los empleados, que pueden realizar un trabajo de mayor nivel, lo que a su vez redunda en un mejor desempeño y rendimiento laboral”.

Legislación en seguridad

En nuestro país, la seguridad y salud en el trabajo están reguladas por la Ley N° 16.744, la cual establece un seguro social contra riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales de carácter obligatorio.

Con respecto a los riesgos a los que se ve expuesto un trabajador, el docente del área de Prevención de Riesgos indica que “son aquellas situaciones que pueden romper el equilibrio físico, psíquico y social de los trabajadores, y que pueden terminar en un accidente del trabajo o enfermedad profesional”.

Con respecto al seguro obligatorio que deben tener los trabajadores, ya sea éste administrado por organismos públicos o privados, ofrece servicios médicos y prestaciones necesarias para la recuperación integral del trabajador o trabajadora que ha sufrido algún accidente o enfermedad relacionada con el trabajo.

Más vale prevenir

El crear conciencia sobre la importancia de la seguridad y salud en el trabajo es fundamental para la prevención de accidentes, al igual que la realización de mantenciones adecuadas en el lugar de trabajo y la preocupación por la integridad física y psíquica del trabajador.

Al respecto, Vilches indicó que

“Es mejor prevenir que curar. Un correcto programa de mantenciones tanto preventivas, programadas, entre otras, permiten a máquinas, equipos, herramientas y/o lugares de trabajo, cumplir un fin común de vital importancia, que es promover un control de los procesos, prevención de accidentes, evitar fallas o predecir cuándo cambiar algún elemento”.

Además, cabe destacar que si estos procesos no son preventivos “puede desencadenar en una detención del proceso productivo o en un accidente laboral”, puntualizó el docente de Prevención de Riesgos, Felipe Vilches.