Para Santo Tomás Puente Alto, es importante que nuestros actuales y futuros alumnos sepan que la acreditación es un proceso voluntario al que se pueden someter las Instituciones de Educación Superior y las carreras de pregrado, para certificar la calidad de sus procesos y resultados.

“Para nosotros la acreditación tiene un principio y un fin; el principio es tener todas las instituciones acreditadas y ya lo tenemos; ahora nos queda mejorar el tiempo para que en lo posible tengamos sobre 4 años de acreditación para el CFT, permitiéndole a nuestros alumnos optar a mayores beneficios”, explica la Rectora de sede Puente Alto, Ximena Charpentier.

Estos procesos voluntarios de acreditación, en los que participan estudiantes, docentes, ex alumnos, empleadores y miembros de la comunidad Tomasina, se llevan a cabo en base al compromiso que la institución tiene con sus propios estudiantes.

“Nuestro compromiso es con los alumnos y al tener las instituciones acreditadas, nuestros estudiantes pueden acceder a los beneficios ministeriales, tanto becas como crédito, y esto es muy importante ya que nuestras instituciones -por su misión- apuntan a un segmento económico de la población que requiere estos beneficios”, enfatiza Charpentier.

Por esta razón Santo Tomás ha trabajado en las acreditaciones de sus instituciones: Centro de Formación Técnica,  cuyo resultado fue positivo.

“Las tres instituciones están acreditadas y en el caso del CFT, ya estamos trabajando para la re-acreditación del año 2019, donde esperamos obtener 4 años o más”.

Acreditación de carreras

Además del compromiso de acreditación con las instituciones, Santo Tomás se ha planteado un desafío personal: acreditar todas sus carreras.

“Nosotros, como institución, queremos llegar a tener todas las carreras acreditadas, porque la acreditación es un compromiso con los alumnos; ya sea  por los beneficios económicos y/o por el reconocimiento en campos clínicos y en sus futuros empleos”, explica la Rectora.

“Lo importante -resalta Ximena Charpentier-  es que Santo Tomás quiere acreditar todas las carreras y lo haremos cuando llegue su tiempo; comprendiendo que existen ciertos requisitos que debemos cumplir a nivel nacional, como por ejemplo, que cada sede que imparte la carrera tenga a lo menos 3 generaciones de egresados”.

Finalmente, la Rectora enfatiza que para aquellas carreras que aún no se someten al proceso de acreditación, son igual de válidas que aquellas acreditadas, ya que “tenemos lo que requieren: lugares para sus prácticas. Eso está asegurado”.

“En el área de salud, lo que da valor es estar inscritos en la superintendencia de salud, a cada alumno le dan un certificado que lo registran y ese número es el que le permite trabajar en todos los estamentos de salud; y todas las carreras cumplen con eso”, enfatiza Charpentier.

Lo invitamos a conocer más sobre las acreditaciones del IP y CFT Santo Tomás.