De Santo Tomás

Voluntarios: “es un sueño poder trabajar en la Copa Mundial Sub 17”

Selsi Díaz y Juan Francisco Reynoso son parte de los estudiantes de la sede de la institución de  Viña del Mar que se desempeñan en el campeonato organizado por la FIFA.

Estaban trabajando juntos, pero no se habían dado cuenta que ambos registran pasos por la carrera de Preparador Físico de Santo Tomás Viña del Mar. Selsi Díaz cursa actualmente el cuarto semestre, mientras Juan Francisco Reynoso se tituló hace pocos meses. Esta semana coincidieron como “camilleros” en la primera jornada desarrollada en el Estadio Sausalito de la Copa Mundial  de Fútbol Sub 17, evento del cual Santo Tomás es promotor nacional y donde cientos de estudiantes tomasinos participan como voluntarios.

“Es un sueño cumplido estar acá”, dice Selsi, quien se reconoce fanática del fútbol. De hecho, juega en la selección femenina de Santo Tomás Viña del Mar. Ella fue voluntaria en la reciente Copa América, ocasión en la que supo que tendría la misma oportunidad para el Mundial Sub 17. “Después lo vi en la página de intranet de Santo Tomás, postulamos con un amigo y nos inscribimos. Se inscribió harta gente de allá, pero todos quedamos distribuidos en distintas áreas. Yo elegí estar en servicios al espectador, pero en este primer día me pusieron en servicios médicos”, cuenta.

Si bien lamenta que en general los voluntarios no tienen tiempo para ver los partidos, insiste en que “es un sueño estar acá, sobre todo hoy, que como camillera me tocó estar a centímetros de la cancha, más encima cuando juega Chile. Es un trabajo muy sacrificado, hay que llegar con varias horas de anticipación, pero todo vale la pena”.

Como futura profesional de la Preparación Física, Selsi agrega que estar en el Mundial Sub 17 será de mucha utilidad para su carrera: “puedes ver cómo trabajan las diferentes selecciones, las indicaciones que les dan a los jugadores. Sirve para el currículum”.

Copa Mundial de Fútbol Sub 17

Juan Francisco Reynoso también fue voluntario en la Copa América pasada y quiso repetir la experiencia en el Mundial Sub 17. Si bien ya no es estudiante de Santo Tomás Viña del Mar (recibió su título en junio pasado), cuenta que los conocimientos adquiridos en la carrera de Preparador Físico le han servido mucho en su incipiente carrera laboral y en sus tarea en el campeonato planetario.

“La teoría es fundamental porque la parte práctica la puede hacer cualquiera, pero lo que te enseñan en la carrera marca la diferencia”, dice, agregando que en Sausalito pudo ver en acción a los preparadores físicos: “me fijé como daban instrucciones, obviamente no entendía nada de lo que decían (se refiere al partido de Croacia y Estados Unidos), pero si pones atención puedes entender los conceptos que le están entregando a los jugadores”.

En Copa América, Juan Francisco se desempeñó en el área de acreditación, que funcionaba en el Gimnasio Polideportivo de Sausalito, por lo que prácticamente no vio ningún partido. “Ahora estoy en el Youth Programme, pero hoy me destinaron a servicios médicos, así que quedé al lado de la cancha, lo que es un sueño para cualquier futbolero”, señala.

“Trabajar en el Mundial Sub 17 es una experiencia única, al final de cuentas estás trabajando para la FIFA y no sé si pueda vivir de nuevo algo así. Además tienes la opción de ver a futbolistas que en cinco años o menos serán destacados a nivel nacional e internacional”, concluye.