Tomasinas realizan presentación con canciones infantiles interpretadas en lengua de señas

Como parte de su formación profesional, estudiantes de Técnico en Educación Especial aprendieron vocabulario básico para comunicarse con personas sordas.

Con una colorida muestra, en la que desplegaron su creatividad y conocimientos, estudiantes cerraron su ciclo de aprendizaje de lengua de señas, oportunidad en la que interpretaron canciones infantiles en la lengua oficial de las personas sordas.

La actividad se llevó a cabo en el Centro de Formación Técnica Santo Tomás, sede Ovalle y formó parte de la evaluación que realizó la docente, Daniela Rojas, a cargo de impartir la asignatura de Comunicación Alternativa aumentativa, que contempla, con el apoyo de un co-docente sordo, enseñar a las alumnas vocabulario básico en la lengua visual gestual.

De este modo, con clases intensivas, las estudiantes de segundo año de la carrera Técnico en Educación Especial fueron guiadas por Martín Donoso, profesor sordo, de lengua de señas, una experiencia que fue enriquecedora para todos los participantes.

Según comentó Daniela Rojas, durante las clases trataron de “enseñar y entregar la mayor cantidad de vocabulario básico, para que se pudiesen desenvolver y comunicar con una persona sorda, eso incluye animales, frutas, verduras, prendas de vestir y lugares, vocabulario que fuera funcional para las chicas, que pudiesen crear y formar oraciones o una conversación simple”.

Además, la docente destacó la importancia de contar con un profesor sordo.

“Estar con un co-educador sordo para las chicas es novedoso, porque aprenden ya desde la realidad, más allá de que, obviamente él era quien enseñaba las señas y yo apoyaba en cuanto al material didáctico, ellas fueron de a poco desenvolviéndose y aprendiendo a poder comunicarse, de hecho hubo algunas instancias en las que estuvieron solas con él y no hubo ningún problema”.

Para Martín Donoso, es muy importante que las estudiantes aprendan lengua de señas, porque “en el futuro ellas van a ser profesoras, y puede haber mayor inclusión con los niños sordos, para que tengan un futuro mejor. Cuando era niño en el colegio todos eran sordos, una profesora me enseñó lengua de señas y les enseñaba a los profesores, yo miraba y decía que a futuro iba a ser profesor, para enseñarle a los oyentes la lengua de señas”.

Por otra parte, Donoso comentó que aún falta mucho para que las personas sordas sean incluidas en la sociedad, por lo que espera que todas las personas puedan aprender su lengua.

“No hay intérpretes, deben aprender en todos los lugares, en el hospital, carabineros, los profesores, en el mall, en los institutos”.

Por estos motivos, es que las estudiantes valoraron mucho los conocimientos que adquirieron.  Al respecto, Patricia Soto, estudiante de segundo año, dijo que para ella “ha sido una experiencia increíble, aprender esto se me ha hecho difícil, pero es hermoso poder llegar a lo que llegamos, en tan poquito tiempo. El profesor ha tenido mucha paciencia y ha sido excelente, quedan las ganas de seguir perfeccionándose porque encuentro que falta mucho para hablar con los niños. Hicimos una actividad en Punitaqui y había un niño sordo y no tu tuvimos la posibilidad de comunicarnos con él, por eso hay que seguir aprendiendo, de todas maneras”.

Su compañera Catalina Salas, dijo a ella no le costó aprender la lengua de señas. “Me pude adaptar fácilmente, y me gustaría más adelante perfeccionarme un poco más, porque creo que es algo importante para comunicarnos con los demás”.

Por último, Carolina Segovia esta experiencia fue “súper buena, creo que es algo súper bueno que nos enseñen la lengua de señas, porque nosotros necesitamos aprender para podernos comunicarnos, porque no sabemos si el día de mañana vamos a encontrarnos con un alumno sordo, entonces tenemos que saber cómo comunicarnos”.

Con respecto al proceso de aprendizaje, la estudiante comentó que “fue difícil al principio, porque sentíamos nerviosismo, ansiedad, pero después, como se dice, la práctica hace al maestro”.