El estudiante de enfermería de Santo Tomás sede Concepción fue uno de los seleccionados para participar en la experiencia Balloon Latam que se desarrolló en la región del Maule.

De regreso tras 10 días de estar en terreno, Emilio Monjes, estudiante de tercer año de enfermería en Santo Tomás Concepción comenta la alegría y el entusiasmo que siente de haber participado en Balloon Latam 2019, programa de innovación social que busca impactar positivamente a los emprendedores locales.

“Supe de esta iniciativa por mi Dirección de Asuntos Estudiantiles y postulé. Cuando me informaron que había sido seleccionado fue una gran emoción, ya que se trataba de una actividad distinta a cualquiera  que había realizado antes”, cuenta Emilio.

En esta oportunidad, Balloon Latam se realizó en la región del Maule, específicamente en las localidades de Licantén, Hualañé y Vichuquén, hasta donde llegaron cerca de diez alumnos de Santo Tomás, representantes de distintas sedes y que fueron nombrados al finalizar la actividad como “Escuderos Balloon”.

¿Cómo fue la dinámica de trabajo en Balloon Latam?

Nos dividieron por grupos y nos asignaron a las distintas localidades. A mí me tocó estar en Iloca, allí tuvimos que trabajar junto a seis emprendedores de la zona. En cuanto llegamos, se nos entregó un cuaderno con la metodología de trabajo, el contenido lo analizábamos en conjunto el día anterior y luego lo presentábamos al día siguiente a los emprendedores. Por ejemplo, abordamos temas financieros o analizamos elementos de su entorno que influían en su funcionamiento.

¿Con qué propuestas de emprendimiento trabajaron?

En mi grupo trabajamos mayoritariamente con propuestas de gastronomía, nos tocó conocer emprendedores que se dedicaban al área de la pastelería, comidas criollas y también banquetería. Otros emprendedores estaban relacionados al rubro de la confección de ropa.

¿Qué aprendizajes rescatas de esta actividad y cómo lo aplicarías a tu vida y carera?

Muchísimos, se trató de una instancia donde nosotros enseñamos, pero también aprendimos mucho de los emprendedores. Si tuviera que resumirlo en una palabra, sería resiliencia, porque pudimos conocer a gente que lo perdió todo para el terremoto del 2010 que afectó mucho esta zona, pero que, a pesar de eso supo reinventarse y seguir adelante pese a las adversidades. Ahí uno se da cuenta de que muchas veces se queja por cosas mucho más insignificantes.

¿Qué significó para ti esta experiencia?

Balloon Latam fue una experiencia que me hizo aprender muchas cosas y conocer a muchas personas. Además de los emprendedores, me hice grandes amistades, con quienes hemos seguido en contacto hasta hoy, y pretendemos participar como Escuderos Balloon en una próxima oportunidad.

¿Motivarías a otros estudiantes a participar de esta experiencia?

Claro que sí, se trata de una experiencia muy gratificante, sobre todo por el trabajo en equipo y la interacción que se dio tanto con los demás compañeros como con los emprendedores. Porque a pesar de que ellos pudieron aprender mucho de nosotros, nosotros aprendimos a la vez de ellos, y eso como persona nos permite ser más empáticos y valorar la perseverancia que hay detrás del trabajo de los emprendedores.