Estudiantes y titulados de Enfermería UST Viña del Mar destacan en el combate contra el Covid-19 en distintos recintos médicos de la región

La alumna Flavia Lauri, quien realizó su internado en el Cesfam de El Tabo, señala que “ha sido sacrificado, igual uno se asusta, pero me siento feliz de poder aportar”.

El coronavirus Covid-19 llegó a Chile hace más de un año, largo periodo en el que los técnicos y profesionales del Área de la Salud se han transformado en la “primera línea” para combatir esta pandemia. Y en ese esfuerzo no están ausentes los estudiantes y titulados de la carrera de Enfermería de Universidad Santo Tomás sede Viña del Mar, que a través de su desempeño en diversos recintos médicos de la región han vivido en primera persona una situación que jamás imaginaron.

Ya sea en funciones de trazabilidad o en atención asistencial directa en vacunación, los representantes de UST han demostrado no sólo su calidad profesional, sino también su enorme calidad humana. Como señala la jefa de carrera, Sonia Godoy, “esta pandemia nos ha demostrado que dependemos de otros para llegar a la meta, que requerimos cooperarnos y demostrar que el trabajo coordinado es efectivo. Hoy no es un día especial en el que se conmemore algo, pero es necesario que elogiemos la gran labor desarrollada por muchos estudiantes y titulados, que aún con poco tiempo de experiencia profesional lo están dado todo por cuidarnos en pandemia”.

La académica destaca que desde septiembre del año pasado los internos de Enfermería han trabajado cooperando en tareas de trazabilidad en la Corporación Municipal de Valparaíso, “lo que es una tremenda labor en el desarrollo de esta estrategia”. Asimismo, cuenta que se han integrado al Hospital de Limache, Cesfam La Ligua, además de Cesfam y Hospital de Quintero, “ampliando el radio de acción habitual de internados para llegar a más comunas lejanas que requieren de apoyo de Enfermería”.

 Testimonio de estudiante: “Feliz de aportar”

Precisamente, una de las alumnas de quinto año, Flavia Lauri, finalizó hace pocos días su internado en el Cesfam El Tabo y cuenta que “me tocó hacer de todo, vacunación, búsqueda activa de casos, atención de sospechas de Covid-19 y descompensados de enfermedades respiratorias”.

Respecto a los episodios que más le llamaron le impactaron durante su labor, comenta que “con relación al Covid-19 me llamó la atención que mucha gente no se cuida y que al momento de llegar a la urgencia exigen atención rápidamente, en general la gente está irritable y asustada, aunque igual es entendible. También me fijé que gente joven igual se descompensa frecuentemente”.

Flavia agrega que lo aprendido en UST fue muy útil en su internado: Muchísimo. Mis profes me enseñaron que Enfermería es arte y amor. Eso da calidad humana a la atención, al trabajo en equipo, eso me ha ayudado a sentirme muy afiatada a los dos equipos que me tocaron y con los que a pesar del tiempo me siento parte”.

La alumna de Enfermería señala que nunca imaginó que le tocaría ejercer su profesión en medio de pandemia. Jamás, no lo vi venir. Dentro de mi rol en Enfermería he visto que a la gente le ayuda a estar un poco más tranquila cuando uno está ahí. Ha sido sacrificado, igual uno se asusta, pero me siento feliz de poder aportar”.

Como representanta de cursos superiores, Flavia dice que su tuviera que entregar un mensaje o consejo para los alumnos de primer año, sería el siguiente: “Que no estudien para la prueba, que trabajamos con personas, no máquinas, que si lo hacen a conciencia el internado será como trabajar. En la carrera nos preparan bien, de hecho, muchas veces he escuchado que las personas de Santo Tomás tienen una forma de ser distinta, un sello. Y, por último, que si aman la carrera están en el lugar adecuado para ser profesionales de calidad humana”.