• Las recopilaciones históricas tienen siempre una doble función: recordar el pasado, pero también buscar ahí las respuestas para inspirar nuevos desafíos y oportunidades para una ciudad, región o país.

Antofagasta cumple 140 años de anexión definitiva a Chile. Una fecha que también sirve para recordar aquellos antofagastinos que contribuyeron al desarrollo de la ciudad, pero también de la región y el país, porque por su pensamiento político, labor parlamentaria, talentos y decisiones marcaron la historia con el sello del Norte Grande.

Al hablar de antofagastinos igual incluimos en esta edición aquellas personalidades, que si bien no nacieron en su territorio, fueron o son parte importante en su crecimiento como urbe de pujante desarrollo, primero por la industria del salitre y después por la explotación del cobre a escala mundial.

Una ciudad es su gente, sin duda. Y el ejemplo de estas 60 personalidades -que entrega esta recopilación- permite pensar  en el futuro, en los nuevos desafíos, que enfrenta Antofagasta como urbe en desarrollo. Ahí estuvieron ellos para resolver sus problemas y ahora una ciudadanía entera espera que otros tengan las mismas convicciones e ideales para marcar este complicado siglo XXI.

Juan Muñoz Munizaga

Lograr un país 100% inclusivo es el deseo de muchos. Sin embargo, a partir por la ciudad que lo vio crecer es parte de primeros granitos de arena que quiso aportar Juan Muñoz.

Nacido en una comuna nortina, el joven de 27 años tuvo que enfrentar a su corta edad un complejo cuadro de salud como es la meningitis. Productor de lo grave del cuadro su audición se fue perdiendo y posterior a ello una hipoacusia severa profunda terminó por afectar en su totalidad en el oído izquierdo y parte del derecho. Sin embargo, eso no lo detuvo y continuó su vida como la de un adolescente más.

Estudió su etapa escolar en el colegio Eagle School de la ciudad y de ahí optó por hacer carrera en el área de gastronomía internacional en el Duoc de San Carlos de Apoquindo en Santiago, sin embargo, regresó a la ciudad para terminar en la Universidad Santo Tomás. Una carrera en que le iba bien la convalidó con unas de sus pasiones, el deporte, principalmente la rama del rugby.

Siempre pensando en su discapacidad y cómo hacer que su situación y la de muchos en el país no sea un problema, decidió crear la primera selección de Rugby Sordos en Chile (2015), un precedente importante en la historia deportiva y con ello el nacimiento de Cóndores del Silencio.

Reformulando uno de sus amores y dándole énfasis a sus entrenamientos se inclina en la búsqueda de trabajo para comenzar  a ejercer profesión, sin pensar que aún para los años 2016-2017 aún la discapacidad sería un problema para encontrar trabajo. Muchas puertas se cerraban y pese a la frustración estuvo cerca de golpear su puerta no desistió.

Fue así como nació una innovadora propuesta del joven antofagastino, la hamgurguesería “La Inclusiva”, local ubicado en Ñuñoa en plena capital donde los garzones (algunos con discapacidad) manejan el lenguaje de señas, las cartas están disponibles en braile y existen accesos para discapacitados. Una idea innovadora en términos de inclusividad que el antofagastino no descarta algún día replicar en su ciudad.

http://www.mercurioantofagasta.cl/impresa/2019/02/14/full/edicion-especial/43/