Preocupación genera enjambre sísmico en el litoral central, específicamente en la zona de Pichilemu y Navidad, lo que ha llamado la atención de la prensa local y nacional.

Quienes tenemos recuerdos del terremoto de 1985 y hacemos un poco de memoria, recordaremos como se gestó dicho evento de la naturaleza, con una seguidilla de pequeños sismos que terminaron en uno de gran envergadura.

La idea no es generar pánico innecesario, sólo recordar que vivimos en un país acostumbrado a sufrir del movimiento de la tierra. Sin lugar a dudas, durante el último tiempo hemos estado preocupados de otros problemas que han afectado nuestro sistema de vida. Por lo anterior, los invito a:

  1. Si su vivienda es de adobe o no tiene certeza que sea sismo resistente, ubique una zona de seguridad en el exterior, alejada de cables, edificaciones en altura o zonas que puedan presentar caída de objetos.
  2. En edificaciones sismo resistentes, identifique zonas seguras al interior de la vivienda, libre de caídas de objetos o posible volcamiento de muebles.
  3. Reconozca llaves e interruptores para cortar los insumos básicos de su vivienda, vale decir, suministro de agua, energía eléctrica y gas. En lo posible, solicite verificar las condiciones de las instalaciones eléctricas y de gas con técnicos acreditados por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles para evitar futuros desastres o desgracias.
  4. Mantener un set básico de emergencia (linternas, radio portátil, pilas, elementos de primeros auxilios, etc).
  5. Recuerde que con grandes movimientos sísmicos es conveniente mantener números de teléfonos y copia de documentos importantes en caso de requerirse. Además, tener un poco de dinero en efectivo no es mala idea, ya que es muy probable que con un sismo de alta intensidad los cajeros automáticos no funcionen.
  6. En caso de que el movimiento sea altamente intenso y viva en zona costera, tenga claridad cuál es la zona de evacuación para evitar sufrir los embates de un tsunami, experiencias ya ampliamente conocidas y que han vestido de luto al país completo.
  7. Nunca olvide mantener la calma, nuestra infraestructura está diseñada para resistir grandes eventos sísmicos, un número importante de accidentes se producen debido al pánico que se genera en la población.

No olvide tener en cuenta estas recomendaciones, ya que siempre es mejor prevenir que curar.