Con los años, las tecnologías de la información y comunicaciones han avanzado a tal punto, que estamos en una sociedad dependiente de los computadores, tablets y celulares. Esto hace que aumenten los síntomas como cansancio ocular o astenopia, dolor de cabeza, visión borrosa, problemas de enfoque, ojo rojo, sensación de ardor y sequedad ocular, salto de líneas, confusión de letras. Así como también existe un aumento de patologías relacionadas con la visión binocular, que generan este tipo de signos y síntomas oftalmológicos en las personas.

Actualmente, esta pandemia nos ha mantenido trabajando en nuestras casas, adaptando los espacios y tiempos diferentes a nuestra fuente laboral “normal”, y no teniendo un espacio propicio para trabajar.

En esencia, debemos trabajar cómodos, pero no lo podemos hacer si nos encontramos cansados y con síntomas visuales, ya que nos puede afectar anímicamente, así como también bajar la productividad laboral.

Para evitar estas molestias oculares, de acuerdo con diversos estudios del área de la oftalmología, en especial en ortóptica, optometría y salud ocupacional, se recomienda que es primordial tener las siguientes precauciones al trabajar frente al computador:

  • En primer lugar, las personas que poseen vicios refractivos tales como miopía, astigmatismo, hipermetropía o presbicia, deben tener la corrección óptica adecuada y actualizada para poder trabajar.
  • Asimismo, las personas que no poseen buena visión de lejos y/o cerca, o algún síntoma relacionado, antecedentes de enfermedades oculares, deben acudir a la consulta oftalmológica con Médicos Oftalmólogos y Tecnólogos Médicos de la mención de Oftalmología y Optometría, a realizar una revisión completa de su estado visual, para así obtener la derivación y tratamiento oportuno a su patología.
  • En el caso de usar lentes ópticos, estos deben tener una lámina antirreflejo, que es una protección contra la luz azul, y ojalá su última receta ser de no más de 1 año de antigüedad, para que su defecto refractivo se encuentre bien corregido, y así disminuir considerablemente las molestias visuales.
  • Descanso visual frecuente durante la jornada laboral estando frente a la pantalla del computador. Este descanso debe realizarse cada 20 o 30 minutos, de acuerdo con la Regla 20/20/20, creada por el oftalmólogo Jeffrey Anshe: 20 parpadeos, en 20 segundos, mirando a 20 pies (5 metros de distancia). También se pueden hacer estos descansos de 5 a 10 minutos por una hora de trabajo frente a algún tipo de pantalla.
  • Hacer el ejercicio de mirar de lejos y cerca en variadas oportunidades mientras se trabaja frente al computador, para poder disminuir la fatiga ocular.
  • La Academia Americana de Oftalmología recomienda aumentar la frecuencia del parpadeo para evitar evaporación de la lágrima, lo que deriva en enrojecimiento ocular, ojo seco y/o sensación de cuerpo extraño o arena en el ojo. Esto es porque cuando nos encontramos frente a una pantalla estamos tan concentrados, que no pestañeamos lo suficiente.
  • Trabajar siempre con buena luminosidad, ya sea ambiental o artificial, evitando reflejos directos sobre la pantalla. Las ventanas deben estar indirectas o por los lados de la pantalla, nunca al frente o por detrás de ella, así se evita el encandilamiento.
  • La pantalla debe estar proyectada en la dirección visual de trabajo, la que es bajo del nivel de altura de los ojos unos 10 a 15 cm, con una inclinación entre 15 y 20º y a entre 40 y 70 cm de distancia. En el caso de las tablets y/o celulares, se recomienda una distancia no menor a 35 cm. Esto es para evitar trabajar con los ojos en convergencia constantemente, lo que provoca mucha sintomatología astenópica.
  • Es importante poder hacer movimientos de relajación de cuello para evitar dolores tensionales de la cabeza.
  • No debe trabajar con mucho brillo en la pantalla y tampoco con una excesiva luz ambiental, para no provocar encandilamiento y evitar el cansancio visual.
  • También pueden aumentar el tamaño de las letras, y usando un porcentaje de visualización alto en el documento, para así disminuir la astenopia visual.
  • Evitar trabajar sobre fondos oscuros, se recomienda siempre escribir y leer sobre fondo claro y con letras oscuras (blanco y negro), lo que también disminuye el cansancio visual.

Es muy importante mencionar que el uso de esta tecnología en los niños también puede afectarles la calidad acomodativa en un futuro no muy lejano.

De acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología, las actividades visuales cercanas prolongadas como tablets, smartphones e incluso largos períodos de lectura aumentan la incidencia de miopía; por ello es relevante que su utilización sea en horarios acotados, con luz día y por poco tiempo de uso, revisando que no se encuentren mirando la pantalla desde muy cerca.

Lo que sí se debe favorecer son las actividades manuales, ejercicios dinámicos y entretenidos dentro de la casa.

La recomendación principal para todas las personas es siempre hacer sus controles visuales anuales, ya que es primordial para evitar todo tipo de molestias visuales, seguir el tratamiento indicado y asistir a la consulta cuando el profesional de la salud visual lo indique, así como también prevenir y detectar patologías oftalmológicas a tiempo.