La desigualdad es uno de los grandes temas que debemos enfrentar como sociedad. En ese sentido, existen una serie de datos que nos deben movilizar, como por ejemplo, el 70% de  la población chilena no tiene educación superior, y aquellos que la poseen  tienen un ingreso 137%  más alto que los primeros. Además, y según la OCDE, en Chile una familia demora seis generaciones en subir en la escala social.

Otros antecedentes, es que en el año 2022 el  20% de nuestra población será adulto mayor, y en la actualidad el promedio de ingresos mensuales de nuestros adultos mayores es de $156.363.

Santo Tomás, a través de su Vicerrectoría de Vinculación con el Medio y Comunicaciones, ha tomado una decisión a nivel institucional de hacerse parte de este desafío país, por medio del desarrollo de una política orientada a la innovación social.

Una política que viene a poner en valor la labor que hemos desarrollado en nuestra casa de estudios, relevando por una parte nuestra misión de formar personas con sólidos valores cristianos, morales, y profundas competencias profesionales; capaces de aportar al desarrollo del país, desde sus diversos ámbitos de acción; y por otra, de contribuir por medio de diversos proyectos de emprendimiento, culturales, y sociales que generaron impacto en la comunidad.

Esta decisión de incorporar la innovación social como elemento central de nuestra política de vinculación con el medio, responde al deseo de aportar a Chile, y a nuestra sociedad, con soluciones nuevas que logren mejorar la calidad de vida de nuestros entornos vulnerables de manera colaborativa.

Para avanzar en este proceso, debemos generar estos ambientes colaborativos  y debemos participar en propuestas significativas.

Es así como en base a las necesidades de la región, surge un gran proyecto de impacto social, que es convertir a la ciudad de Valdivia en el primer polo gerontológico de Chile, iniciativa de la Fundación Oportunidad Mayor, a la que nos hemos sumado junto a instituciones públicas y privadas.

Este es un claro ejemplo de Innovación social, donde nuevas ideas nos llevarán a  atender las necesidades sociales y crear nuevas relaciones entre instituciones y personas.

En este escenario, vamos a seguir contribuyendo a la comunidad regional en la cual estamos insertos, para hacer realidad nuestro desafío.