La internacionalización de las instituciones de educación superior se ha desarrollado en los últimos años basada en el intercambio de estudiantes, académicos, dobles grados, titulaciones y fortalecimiento del currículum. No obstante, todo esto se ha visto traslocado con la pandemia que estamos viviendo. Los alumnos y profesores no han podido viajar a otros países y asistir a clases, seminarios, congresos y reuniones presenciales en instituciones extranjeras.

La Internacionalización virtual permite que alumnos puedan acceder a cursos online de universidades extranjeras e interactuar con otros estudiantes sin dejar su país de origen. Si bien esto no reemplaza la necesaria interacción cultural entre alumnos y la experiencia de vivir en otra cultura, posibilita que aquellos que, hasta ahora, no han tenido los medios económicos para viajar al extranjero a un semestre o un año de intercambio, puedan tener la posibilidad de acceder a una movilidad virtual y a una interacción online.

Pero no sólo las posibilidades que se abren son para los alumnos, también los profesores pueden tener la opción de dictar clases online con pares extranjeros y sumar una valiosa interacción de aprendizaje virtual para sus alumnos. Lo que se denomina en inglés Collaborative Online International Learning, o Aprendizaje Colaborativo Internacional En Línea, permitirá que la enseñanza en distintas áreas y especialidades pueda ser compartida entre docentes de diferentes países e instituciones y los alumnos se vean beneficiados con un conocimiento más amplio y diverso.

Las instituciones de educación superior debemos aprovechar esta etapa de dificultades que nos ha puesto la pandemia para reinventarnos y afrontar los desafíos de la internacionalización con nuevas miradas y objetivos, que tiendan a masificar las posibilidades de acceso a este indispensable proceso de intercambio de conocimientos y cultura en la educación de los alumnos.