El sistema de educación superior chileno ha vivido una serie de cambios en las últimas tres décadas, entre los que encontramos el aumento en el acceso, bajas tasas de retención y dificultades en el egreso oportuno.

En dicho contexto las distintas instituciones de educación superior trabajan intensamente en fortalecer, potenciar y desarrollar áreas académicas, que apuntan a un proceso continuo de apoyo a las competencias de los alumnos; aquellos que presentan dificultades para obtener logros académicos, como para aquellos que buscan desarrollar sus habilidades. Estando esto compuesta por diversos cursos, asignaturas, y programas de carácter curricular y formativo.

En Santo Tomás esta labor se realiza desde el Centro de Aprendizaje, que brinda apoyo académico y complementario a estudiantes, mejorando su desempeño en educación superior, a través de distintas intervenciones como tutorías, ayudas complementarias, y talleres que buscan entregar apoyo en asignaturas que cuentan con alta reprobación y que son identificadas como críticas.

Este apoyo se efectúa mediante horas de libre disposición que responden a las necesidades de los alumnos, cuya modalidad tutorial puede ser individual o grupal, y pueden ser solicitadas por el estudiante o por las distintas unidades académicas.

De esta forma, el acompañamiento a los estudiantes comienza con el diagnóstico y nivelación, que se les realiza cuando ingresan a la institución, manteniéndose durante toda su vida académica hasta la titulación. Destacar que durante 2018, este Centro realizó cerca de 53 mil atenciones a nivel nacional.

Los datos anteriores nos muestran la importancia que tiene para los estudiantes este espacio, y como se ha convertido en un aporte significativo para obtener mejores rendimientos académicos, y para favorecer además el desarrollo de las competencias y habilidades generales y específicas en todos los niveles educativos y disciplinares.

Paralelamente en el Centro de Aprendizaje se trabaja con los docentes, los cuales participan de diplomados y cursos que les permiten adquirir nuevas herramientas con el objetivo de mejorar sus prácticas pedagógicas, e incentivar su función docente, para contribuir con las necesidades del proyecto educativo y el modelo pedagógico que busca brindar una experiencia positiva y transformadora al estudiante, dado el logro de las competencias declaradas en el perfil de egreso.

De esta forma, estamos mejorando los procesos de aprendizaje de los estudiantes, con prácticas que se extienden más allá del aula de clases, y que buscan disminuir la deserción, mejorar los indicadores de titulación oportuna, y realizar una efectiva inserción en el mundo laboral.