El “Modo Pandemia” cambió diversos aspectos de nuestra vida, implementando cuarentenas, teletrabajo y clases a distancia que, en el caso de los profesores, podría involucrar un agotamiento de la voz superior al de una jornada normal, sobre todo cuando las clases van una tras otra, sin los “recreos” o “break” de antes.

El 16 de abril se conmemora el día de la voz, un día enfocado en la importancia de la voz y el cuidado de las cuerdas vocales; cuidados que no necesariamente deben ser farmacológicos, ya que podemos hacer uso de la fitoterapia.

El primer consejo para el cuidado de la voz es contar con una adecuada hidratación, ya que, si no contamos con la ingesta adecuada de líquido, podemos presentar resequedad de la mucosa bucal, lo que disminuirá la resistencia a periodos extendidos del uso de la voz, como una reunión o exposición, sobre todo si eres docente.

La hidratación se puede realizar con líquidos, como agua pura, pero también con té de hierbas. Dentro de las infusiones que pueden ayudarnos a disminuir la inflamación son el jengibre y la cúrcuma, los que acompañados de miel y limón, disminuyen las probabilidades de enfermedades de las vías respiratorias que, de manera secundaria, pueden afectar a nuestra voz, como la amigdalitis.

Además, se recomienda tomar minutos de descanso con la finalidad de no sobrecargar nuestras cuerdas vocales. Estos descansos se pueden acompañar de meditaciones, para lograr relajar nuestro cuerpo y mente, disminuyendo la tensión muscular en la zona del cuello y cara, sobre todo en jornadas con muchas horas de clase continua.

Con estos consejos podremos cuidar nuestra salud, nuestra voz y cuerdas vocales, mejorando la calidad de nuestras exposiciones en clase y por tanto, la comunicación con nuestros interlocutores.