COVID-19 dejará atrás refinerías cerradas y una mayor dependencia del crudo de Medio Oriente

No hace falta decir que un mundo posterior a una pandemia se verá muy diferente y la industria petrolera será un testimonio de eso, como todos los demás que el COVID-19 ha afectado. Justo cuando pensamos que lo peor había pasado, un resurgimiento del virus en varias partes de Europa y los Estados Unidos y los consiguientes bloqueos han hecho que los especialistas en la proyección de la demanda de petróleo retrocedan para ajustar las cifras. S&P Global Platts Analytics ha rebajado aún más su perspectiva de demanda en 200.000 b/d y ahora espera que la demanda mundial de petróleo se contraiga en 8,5 millones de b/d en 2020.

China es el único país del mundo que se espera que experimente un crecimiento interanual en la demanda de petróleo dentro de 2020, en el rango de un 0,3% marginal a 14,8 millones de b/d. El precio del crudo Brent comercializado físicamente ha caído por debajo de los US$ 40 y Platts Analytics no espera que se desvíe demasiado a ambos lados de ese nivel durante el resto del año.

Las refinerías de petróleo en Filipinas y en Oceanía ya han anunciado cierres o lo están considerando seriamente, dejándolos dependientes de las importaciones para satisfacer la mayoría de sus necesidades de demanda de petróleo. Si se llevan a cabo todos los cierres, se eliminará un poco menos de 700.000 b/d de capacidad, lo que abrirá oportunidades de exportación para otras refinerías de la región, en particular las refinerías de China y Corea del Sur.

Estimo que las refinerías chinas están en la mejor posición para abastecer a estos puntos de venta emergentes dada la flexibilidad de sus plantas para poder producir diferentes grados de combustible y su capacidad hasta ahora para resistir períodos de márgenes regionales débiles prolongados, con una fuerte demanda interna posterior al cierre ayudando a sostener la economía de las refinerías.

Los principales importadores de petróleo crudo de Asia, que se habían embarcado en una campaña de diversificación, se encuentran regresando a los crudos de Oriente Medio probados y aprobados, sobre todo debido a los precios atractivos y cierta desaceleración en la disponibilidad de suministro fuera de la OPEP en medio de la pandemia.

Es probable que esta tendencia se fortalezca a medida que nos adentramos en 2021 y el suministro fuera de la OPEP se reduzca aún más. Por ejemplo, se espera que la producción en los EE.UU., el mayor proveedor no perteneciente a la OPEP, disminuya en 1 millón de b/d en 2020 y otro millón de b/d en 2021 debido a recortes en los gastos, una desaceleración en la actividad de perforación y un aumento quiebras: 41 empresas de exploración y producción se han declarado en quiebra hasta ahora, según Platts Analytics.

Corea del Sur, que había hecho de la diversificación el núcleo de su estrategia de seguridad energética, está dando un giro de 180 grados. El país estaba importando barriles de lugares tan lejanos como América del Norte y del Sur, pero está favoreciendo cada vez más los crudos sauditas en estos días, ya que son la opción de materia prima más viable y económica en tiempos de márgenes de refinación volátiles y tibia demanda de combustible por parte de los consumidores.

Corea del Sur hizo esfuerzos rigurosos para diversificar sus fuentes de importación de crudo durante los últimos años, y la proporción de crudo de Oriente Medio en su canasta de adquisiciones anual cayó por debajo del 71% en 2019, en comparación con más del 85% en 2015, pero esto volvió a incrementarse a alrededor del 74% recientemente.

La participación de Japón en las importaciones de petróleo crudo de Oriente Medio aumentó al 95,2% en junio y julio, el más alto registrado, con importaciones reducidas de Rusia y América, entre otros, según datos oficiales.

China, un mercado clave para los proveedores, impulsó las importaciones de crudo de Oriente Medio, con envíos que aumentaron un 18,9% interanual a 5,16 millones de b/d en los primeros tres trimestres, mostraron datos oficiales. Oriente Medio representó el 46,3% de la cuota de mercado en comparación con el 43,8% del mismo período del año pasado. Por el contrario, las importaciones de África y América del Sur cayeron durante el mismo período.

OPEP + dilema

Esto puede traer algo de alegría a los proveedores de Oriente Medio, que actualmente están lidiando con un retraso aparentemente interminable para la recuperación de la demanda en medio del aumento de los suministros de petróleo crudo de Libia.

La OPEP, Rusia y otros socios clave en un acuerdo de suministro están programados para reducir sus recortes colectivos de producción de 7,8 millones de b/d en más de un cuarto a 5,8 millones de b/d a partir de enero, habiendo contado con un fuerte repunte en la demanda de petróleo de la pandemia de coronavirus en la segunda mitad del año.

Los ministros se reunirán del 30 de noviembre al 30 de diciembre para negociar y anunciar una decisión. “Todas las señales apuntan a que la OPEP + mantendrá sus cuotas actuales para el primer trimestre de 2021”, dijo Platts Analytics en una nota reciente.