Como bien sabemos, Chile se caracteriza por tener un alto índice de obesidad dentro de sus habitantes, lo que nos sitúa dentro de los 10 países con más sobrepeso en el mundo. Lo anterior se ratifica con la última Encuesta Nacional de Salud, la cual señala que un 31,2% de la población tiene obesidad y un 3,2% tiene obesidad mórbida.

Lo alarmante es que los niños no quedan exentos de esta cifra, ya que según un informe que realizó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los menores de cinco años ocupan el tercer lugar de la obesidad en Sudamérica y el Caribe con un 9,3%.

Debido a esto, es que cito al programa de gobierno del Presidente Sebastián Piñera, el cual incorpora el proyecto “Crecer en Movimiento”, propósito que ayudaría a disminuir la obesidad infantil con el fomento de la actividad física desde una temprana edad, lo que en consecuencia tendría a futuro un gran impacto en el deporte de alto rendimiento.

En esencia el programa es una iniciativa importantísima, considerando la alta tasa de obesidad y sedentarismo infantil, lo que conlleva a problemas metabólicos graves a en la vida futura de los niños y una merma en su calidad de vida y su bienestar general.

El fomento de la actividad física y la formación deportiva, ejecutado de forma eficiente y sólida, puede tener un alto impacto en la salud de los niños y su desarrollo motor. Demás está decir que las horas de educación física y las actividades extracurriculares actualmente no dan abasto a las necesidades de los niños y a sus intereses.

Programa “Crecer en Movimiento”

El programa consta de 3 etapas de promoción de la actividad física y el deporte, la cual considera a los niños desde la etapa pre-escolar hasta los jóvenes de 18 años. La finalidad general del programa considera el desarrollo de los patrones motores básicos, junto al gusto por el deporte y el movimiento.

El desarrollo motor óptimo y el respeto de las etapas evolutivas de los niños, considerando una primera etapa de estimulación temprana a nivel psicomotriz, permitirá más adelante, en la segunda etapa, desarrollar los patrones motores básicos, que dan origen a las principales capacidades para la especialización deportiva. La tercera etapa hace referencia a una especialización deportiva, que permitiría después de un buen desarrollo de ambas etapas previas, conseguir niños sanos y felices, que puedan escoger uno o varios deportes para practicar en su vida futura.

Deporte de Alto Rendimiento

Eduardo Rojas Pardo, Docente del área y Magíster en Ciencias de la Actividad Física y Ciencias del Deporte, es instructor de escalada de niños y adultos y señala que probablemente esto tendría un alto impacto en el deporte de alto rendimiento, pues con niños con una formación motriz óptima, ya no sería un asunto de esfuerzo personal y familiar llegar a altos niveles de rendimiento deportivo, sino que se sentarían los cimientos para el desarrollo de deportistas, basados en un alto dominio de su estructura corporal.

Es de esperar que la pronta y correcta implementación del programa, cuente con los profesionales y recursos adecuados tanto para la concepción, desarrollo y ejecución del proyecto.

Estamos en una etapa donde la tecnología absorbe a los humanos y los insta a estar encerrados, mi llamado a los padres es que fomenten y practiquen el deporte, el ejemplo es la mejor alternativa para tener un futuro más sano.