Actividad forma parte del Proyecto de Innovación Social adjudicado por la casa de estudios superiores.  

“Ha sido como escuela donde se aprende mucho. He tenido bastante fortaleza en el taller. Es una buena enseñanza”, “Es enriquecedor para lograr una mayor sensibilidad con los problemas de las personas mayores”, “Preparan a los adultos mayores a atreverse a hacer cosas que creían que no podían hacer”, “Muy interesante, sobre todo, haber compartido opiniones con personas de diferentes regiones”.

Esos son solo algunos de los testimonios que dejaron las personas mayores participantes de la Segunda Versión del Taller de Liderazgo y Emprendimiento, por primera vez desarrollado vía online, el cual forma parte del Proyecto de Innovación Social adjudicado por la Universidad Santo Tomás Santiago.

Según contó Sergio Álvarez, Jefe de Carrera de Ingeniería Comercial y miembro del Comité de Vinculación con el Medio, en estas actividades fueron capacitados, en promedio, 55 personas, en temas relacionados a liderazgo, resolución de problemas, negocios y emprendimiento, comunicaciones y proyectos sociales. Los talleres fueron guiados por profesores de diferentes escuelas, junto a estudiantes.

Agregó que la recepción de las personas beneficias ha sido “de completo agradecimiento y máxima motivación. Creo que hemos dejado en ellos y ellas las ganas de seguir moviéndose, continuar aprendiendo”.

“Hemos sido capaces de sacarlos de su área de confort y, lo mejor de todo, han respondido de excelente manera, participativos, energéticos y con un excelente sentido de disfrutar de la vida y del humor”.

El Académico destacó que en la actividad no solo participaron personas de Santiago, sino que de otras regiones del país.  “Algunos son de Arica, Iquique y Temuco, por mencionar algunas zonas. Esto vinculo que estamos construyendo sin duda será duradero. Ya estamos planificando temporadas estivales producto del éxito del taller”, afirmó.

Sin dudarlo, Sergio Álvarez calificó la jornada como “enriquecedora completamente”, ya que el hecho de “compartir con adultos mayores se ha vuelto una oportunidad donde he conocido, descubierto y desarrollado habilidades y capacidades diferentes a las que nos vemos enfrentados en nuestras aulas”. Cabe recordar, finalizó, “que ellos no son nativos digitales, pero sus ganas de aprender y ser aportes reales son infinitas”.