Santo Tomás Puente Alto creará la primera Escuela de Emprendedores para personas en situación de discapacidad cognitiva de la comuna

En el marco de su política de Vinculación con el Medio (VcM), el CFT Santo Tomás Puente Alto llevará a cabo el proyecto “Escuela de emprendedores para personas en situación de discapacidad cognitiva” en el que involucrará a estudiantes, docentes y directivos de la sede, además de instituciones de la comuna y la provincia.

“La política de Vinculación con el Medio nos impulsa a generar proyectos que surjan de la necesidad del entorno y es así como, en el levantamiento de necesidades, algunas escuelas especiales plantean que hay un número de estudiantes que al egresar no logra incorporare al mercado laboral formal”, explica la directora de carreras del área de educación Wanda Carvajal.

Tras estudiar investigaciones al respecto, la institución percibe que “la ley de inclusión laboral se hace insuficiente, principalmente en las personas en situación de discapacidad intelectual, y son ellos el foco de este proyecto”.

Escuela de emprendedores

La primera etapa de esta Escuela de emprendedores contempla el trabajo conjunto con el Centro de Integración María Isabel, de Puente Alto, pero además se está trabajando con la Escuela Especial Nuevo Rumbo de la comuna de La Florida, la Escuela Especial Rigoberta Menchú, el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, la Dirección de Desarrollo Comunitario del Municipio de Puente Alto, Puente Impulsa y SENADIS.

“Con SENADIS estamos trabajando para difundir, orientarnos y acompañarnos en la trayectoria de nuestra iniciativa y otras alianzas que a la fecha han manifestado su interés en ser parte de este proyecto de Vinculación Con el Medio”, cuenta Wanda.

De esta forma, los estudiantes se harán parte de la Escuela a través de la línea de VcM de Aprendizaje y Servicio, con asignaturas vinculadas en las que cumplen sus aprendizajes esperados cumpliendo el plan formativo junto con sus docentes.

“Las y los estudiantes estarán fomentando la calidad de vida de los beneficiarios, consolidando sus competencias disciplinares y transversales, enriqueciendo su perfil de egreso en un proyecto de largo aliento que se estima debe durar alrededor de 5 años”, enfatiza Carvajal.