A través de la iniciativa propuesta por la Ministra de Educación, Marcela Cubillos, y el Consejo Asesor de Rectores, la Institución se compromete a tener una distribución equitativa entre hombres y mujeres que ejerzan posiciones directivas.

Mantener la igualdad de oportunidades sin discriminaciones o sesgos fue el compromiso que Santo Tomás adoptó recientemente a través de la firma del documento “Hacia la Equidad de Género en órganos directivos de Educación Superior”, desarrollado por la Ministra de Educación, Marcela Cubillos, en conjunto con el Consejo Asesor de Rectores.

La medida voluntaria, que fue compartida a 61 universidades, 41 institutos profesionales y 48 centros de formación técnica a nivel nacional, busca avanzar en acciones que favorezcan el desarrollo de las mujeres en la academia y garantice la igualdad de oportunidades.

Específicamente, unos de sus propósitos de la iniciativa es fomentar la inclusión y participación de las mujeres en medidas y programas del ámbito académico y de la gestión institucional. Por otro lado, generar acciones que permitan asegurar un porcentaje mínimo de participación femenina entre autoridades. Finalmente, se insta a la creación de un observatorio de equidad de género.

Actualmente, la Educación Superior chilena cuenta con una baja participación de mujeres en altos cargos. Hoy, solo existe un 8,2% de rectoras en universidades y un 5% tiene este cargo en la educación técnico profesional. En tanto, 23,5% de las vicerrectorías son ocupadas por mujeres y 26 universidades no tienen representantes femeninas en este cargo.

Cabe destacar que Santo Tomás cuenta con un 50% de mujeres en el cuerpo docente y un 61% de ellas conforman la matrícula a nivel nacional. Por otro lado, la UST es una de las cinco universidades que tiene una rectora a cargo.

“Tenemos una enorme responsabilidad de enriquecer a nuestra comunidad universitaria con más diversidad, donde ya hay una cantidad importante de mujeres en cargos directivos.  Nuestra tarea será darle más visibilidad a los esfuerzos de inclusión y la diversidad en el espacio de lo académico y en la gestión universitaria. Debemos atrevernos, ser propositivos, avanzar con fuerza en estas materias puesto que instituciones que cuentan con más diversidad son mejores en sus procesos de toma de decisiones”, explicó María Olivia Recart, Rectora Nacional de la UST.

En tanto, Juan Pablo Guzmán, Rector Nacional del IP-CFT, aseguró que “en las últimas décadas hemos visto avances significativos en esta materia, pero todavía tenemos un importante camino por recorrer para disminuir las brechas que existen en el mercado laboral, en el ámbito de la educación y, en general, en distintos espacios de nuestra sociedad”.

Es relevante recalcar que además la Institución cuenta con un Protocolo para Atención de Denuncias de Acoso y Discriminación Arbitraria, que tiene por objetivo prevenir o atender oportunamente conductas que afecten a integrantes de la comunidad.