A pesar de la distancia obligada, alumnas y docentes han encontrado fórmulas para cumplir su labor en establecimientos educacionales de Valparaíso, Viña del Mar y Villa Alemana.

Las clases virtuales, el confinamiento y las cuarentenas han obligado a buscar distintas fórmulas para cumplir con las obligaciones en diversos ámbitos de la vida. Y es acá donde aparecen la creatividad y el ingenio para adaptarse a una realidad diferente y complicada. Teniendo eso en mente, la carrera de Nutrición y Dietética de Universidad Santo Tomás ha implementado una nueva modalidad de internados intraescolares, que debido a la contingencia se realizan totalmente vía online.

En el caso de la sede Viña del Mar de UST, en estos momentos hay tres grupos de trabajo en diferentes establecimientos educacionales de la región. Para el colegio Leonardo Murialdo de Valparaíso trabajan las alumnas Francisca Pavez y Romina Poveda bajo la supervisión de la docente Karina Barría; en el colegio Robles de Villa Alemana lo hacen Nathalia Farías y Leslie Ganga con la supervisión de Patricia Espinoza; y para el colegio Saint Jullian de Viña del Mar trabajan Fernanda Godoy y Gabriela Carrasco, teniendo como supervisora a Macarena Lumán.

Propuesta nacional de Nutrición y Dietética de UST

Las docentes explican que esta iniciativa obedece a una propuesta de la carrera de carácter nacional, luego que se solicitara generar propuestas de trabajo no presencial que le dieran a los estudiantes la oportunidad de desarrollar nuevas competencias y habilidades en torno a las Tecnologías de Información y Comunicación.

Macarena Lumán señala que “el trabajo está dividido en tres partes. La primera se refiere a material educativo, en la que se realizan cápsulas o murales informativos respecto a temas de contingencia y de relevancia nutricional, además de videos de promoción de salud. Estos son difundidos por el instagram del internado (@intraescolar.vina) y en las páginas de cada establecimiento. La segunda se relaciona con el apoyo curricular a los establecimientos, en donde las alumnas elaborar material o participan en una clase según la modalidad que el establecimiento mantenga. Y, por último, se están realizando teleconsultas nutricionales a través de videollamada, las cuales presentan un enfoque familiar”.

Las supervisoras reconocen que “ha sido un reto” adaptarse a esta nueva modalidad y al uso de herramientas digitales, pero señalan que hasta el momento “se ha logrado satisfactoriamente desarrollar los internados, logrando poco a poco una buena recepción de los establecimientos educacionales.

“El trabajo con los colegios siempre es lineal y ellos fueron los primeros en mostrar motivación en esta nueva modalidad. Nosotros esperamos ser un aporte a la comunidad escolar y a sus familias en las circunstancias de adversidad que estamos viviendo”, finaliza la docente, añadiendo que la primera rotativa del internado está por finalizar y la segunda comenzará el 27 de julio, extendiéndose por cinco semanas.