Teléfonos y televisores inteligentes. E-mails y aplicaciones. Diariamente utilizamos la tecnología según nuestras necesidades y gustos, y en este escenario, los profesionales de la informática están entregando conocimientos para que todos y todas aprendamos a programar de forma amigable.

En materia de tecnología, y aunque resulta de Perogrullo reiterarlo, el mundo globalizado y altamente acelerado nos sorprende y desafía cada día a no quedar atrás en el tren del conocimiento para desenvolverse en el trabajo, las comunicaciones, educación, etc.

En este escenario las naciones industrializadas buscan preparar un mayor número de estudiantes en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas para responder de forma eficiente a los tiempos actuales, considerando que hoy en día un porcentaje importante de los nuevos puestos de trabajo se generan al alero de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC),  y conforme  avance la sociedad del conocimiento, se espera que esta proporción aumente.

Al respecto, Chile también está enfocando sus esfuerzos, mediante iniciativas públicas y privadas, a capacitar sobre informática a la sociedad, y más específicamente, en enseñar a las personas a programar mediante iniciativas lúdicas y amigables, como La hora del código, por ejemplo.

“El entusiasmo por aprender algún lenguaje de programación es trascendental, pero acá tenemos la consiga de que todos podemos aprender a programar, desde los más chicos a los más grandes”. Luis Cabezas, Director Área Informática IP Santo Tomás La Serena.

En esta materia ha tenido una constante participación el Área de Informática del Instituto Profesional Santo Tomás de La Serena, que a  través de sus docentes y alumnos, han capacitado a niños, jóvenes y docentes no sólo en las claves de la programación, sino que también, en materias como la robótica (estudiantes de enseñanza media).

Interconexión y conocimientos

¿Cuál es la razón de hacer masiva la programación entre la ciudadanía? Porque hoy en día la tecnología aporta a que todos estemos conectados, responde Luis Cabezas, Director del Área de Informática del Instituto Profesional Santo Tomás de La Serena, quien recuerda que gran parte de los dispositivos electrónicos existentes en los hogares están, de alguna u  otra forma conectados, “muestra evidente de que habitamos la era de la conexión”. Sin embargo, en el espacio de esta interconexión, la informática no toma la forma de un lenguaje universal, “más bien el uso de la tecnología informática es el mecanismo o medio que vamos a tener para comunicarnos con todo lo que necesitemos”, añade el docente.

El uso de esa tecnología informática ha aumentado en su accesibilidad para los ciudadanos comunes, pero ¿se requieren habilidades especiales para aprender a programar? Al respecto, el conocimiento y las ganas cobran un rol preponderante, indica el profesor, “el entusiasmo por aprender algún lenguaje de programación es trascendental, pero acá tenemos la consiga de que todos podemos aprender a programar, desde los más chicos a los más grandes”.

Niña programando frente a computador.

Se busca disminuir la brecha entre hombres y mujeres en el mundo laboral tecnológico.

Presencia femenina

En este acercamiento de los conocimientos informáticos a la ciudadanía se ha reservado un lugar especial a las mujeres, creándose en 2010 el “Día Internacional de las niñas en las TIC”, conmemoración instaurada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de la ONU, en la última semana abril de cada año, a fin de generar a nivel mundial un entorno que promueva entre niñas y mujeres jóvenes la toma de conciencia sobre las ventajas de optar por profesiones en el campo  de las TIC.

“(…) la idea es fomentar la idea de que la mujer también es importante en este tema, porque existe mucho trabajo informático para las mujeres. Por ello se realizan actividades como la que hemos realizado acá, para que desde niñas, las mujeres no sientan que la tecnología y programar no es para ellas”. Luis Cabezas, Director Área Informática IP Santo Tomás La Serena.

Fue así como el Área de Informática del Instituto Profesional Santo Tomás de La Serena abrió sus puertas a una treintena de alumnas de diversos colegios de La Serena, quienes fueron protagonistas de este evento mundial aprendiendo a programar de forma lúdica y práctica; instancia que en palabras de Luis Cabezas, pretende aportar a disminuir la brecha que existe en el mundo laboral tecnológico, donde generalmente las empresas optan por varones.

“Ante este escenario la idea es fomentar la idea de que la mujer también es importante en este tema, porque existe mucho trabajo informático para las mujeres. Por ello se realizan actividades como la que hemos realizado acá, para que desde niñas, las mujeres no sientan que la tecnología y programar no es para ellas”, afirma el académico.

El futuro

De masificarse los conocimientos de programación se cree que en el futuro serán las mismas personas quienes diseñen programas y/o aplicaciones a su medida, pues todo apunta a que todos, de alguna u otra forma, tendremos que aprender a programar, afirma el docente, añadiendo un ejemplo básico: “cuando encendemos un televisor inteligente lo primero que nos piden es una programación básica, que te conectes a la red o que selecciones canales favoritos, y en la medida que esto vaya avanzando quizá debamos después programar nuestro refrigerador y otros artefactos, lo cual no necesariamente lo haremos mediante códigos de programación, pero sí será necesario manejar una lógica de programación para poder hacerlo”.

Con una ciudadanía empoderada al respecto, los profesionales de la informática no dejarían de ser necesarios, resalta el profesor Cabezas, quien diferencia la programación a nivel de usuario y la de nivel informático: “el informático es el que está detrás de lo que utiliza el usuario, quien trabaja con una aplicación hecha para sus necesidades”, afirma.

Finalmente, el académico menciona que los lenguajes de programación ofrecen herramientas que vienen hechas, “a diferencia de antes, donde se tenía que hacer todo, como por ejemplo, la forma de una letra. Ahora se van arrastrando ventanas y se van formando los códigos. Sin embargo, lo que se debe seguir fomentando es la capacidad de análisis y de lógica, porque los lenguajes de programación también avanzan”.