El miércoles 20 de mayo, la Escuela Nacional de Trabajo Social dio inicio a un ciclo de charlas para exponer las experiencias de formación y de inserción laboral de egresados de esa carrera.

Beatriz Aguirre, Directora Nacional de Escuela de Trabajo Social UST, fue la encargada de presentar a tres ex-alumnos de las sedes de Concepción y La Serena, egresados entre 2015 y 2018: Felipe Godoy, Bruno Garrido y Constanza Isla.

Los tres coincidieron en las razones de su decisión para ingresar a estudiar la carrera de Trabajo Social en UST, reconociendo que es una disciplina integral que destaca por la malla y prestigio. “Tuve la oportunidad de relacionarme con profesionales que ya habían egresado de la carrera en UST y me motivó la trayectoria de la carrera en distintos ámbitos del quehacer profesional”, afirmó Constanza Isla, quien inició su inserción en el mundo laboral en áreas desde la educación hasta programas dentro de la Municipalidad. Luego dio un salto en la Municipalidad de Alto Bío Bío, en la que reconoce “ha sido una experiencia diferente ya que estaba ligada a una cultura, a una comunidad específica. Fue muy enriquecedor el trabajo en terreno, es algo que me fascina”.

Coinciden en destacar la labor que deben ejecutar en terreno, que les ha permitido conocer distintas aristas de la disciplina.

“Lo que me enamoró de la carrera fueron los enfoques que tenía, desde la intervención, proyectos sociales e investigación. Te permiten desarrollar un trabajo integral”, destacó Bruno Garrido, quien actualmente decidió emprender un camino propio en conjunto con un grupo de abogados de la UST para abrir un centro de mediación en Coronel, comuna donde reside.

“Los principales ejes que me llevaron a tomar el desafío es que en Coronel hay pocas oficinas de abogados, más allá de la que dispone el gobierno y que siempre está colapsada. Entonces, junto al grupo de abogados de la UST decidimos abrir un centro de mediación para darle soporte a la población. Fue una decisión a ciegas pero que enriquece bastante, uno es parte de la solución”, afirmó.

Disciplina integral

El mismo rumbo siguió Felipe Godoy, quien decidió independizarse y se asoció con un amigo para crear una consultora medioambiental. “Quiero enfatizar que el trabajo social es una disciplina integral, podemos sentarnos paralelamente con los ingenieros y no somos menos. Somos una variable fundamental dentro de la ecuación para mirar la realidad. Yo creo que una de las falencias de nosotros como trabajadores sociales es que no nos creemos el cuento, y tenemos que cambiar esa mentalidad”.

Godoy agregó que “el trabajo social pesa mucho en estos tiempos que estamos viviendo transformaciones sociales y ver qué puedes aportar desde tu vereda a distintos proyectos. Podemos ver un triple impacto, lo social se puede articular en línea con lo económico y medioambiental. Esto me hace amar la carrera desde otra perspectiva que no es tan común”.

Y si bien hoy en día el escenario es complejo e incierto ante la pandemia desencadena en el país, los egresados son optimistas y destacan que “siempre han existido ciertas dificultades que se presentan en el camino y cada uno ha tenido que ir desarrollando ciertas competencias y/o habilidades para que sea fructífero todo nuestro proceso y en eso fue fundamental el proceso de formación en la UST”, afirmó Constanza.

Bruno Garrido

Constanza Isla