La  actividad se enmarcó en una charla organizada por el Área de Administración del IP-CFT Santo Tomás Sede Santiago Centro y  contó con la participación del Subsecretario del Trabajo, Fernando Arab y la Directora del Programa Teletrabajo 2020, Francisca Fuensalida.

En la actualidad y como consecuencia directa de esta pandemia, es que muchas empresas han acordado continuar realizando sus funciones a través del teletrabajo. Actividad que, si bien no es nueva a nivel mundial, ha llevado a acelerar su implementación en Chile.

Para conocer más sobre este nuevo modelo de trabajo, el Área de Administración de IP-CFT Santo Tomás Sede Santiago Centro realizó la charla virtual “Tendencias laborales post pandemia”.

Jornada que se inició con la presentación del Subsecretario del Trabajo Fernando Arab, quien se refirió a la visión legal, sus implicancias y el objetivo de la nueva ley que aborda esta materia. Al respecto, explicó que “el teletrabajo tiene muchas virtudes, al ser moderno, inclusivo y sustentable, mejorando la calidad de vida de las personas. Hoy, tenemos una ley que viene a establecer reglas claras, destacando que el trabajador pueda optar entre tener jornada de horario establecida o no”.

“Es un derecho inédito, no solo en nuestra legislación, sino que también en Latinoamérica, posicionándonos al nivel de países europeos que han implementado este sistema de manera exitosa”, aclaró

Asimismo, indicó que esta normativa va acompañada de una serie de aspectos que buscan reglamentar el derecho de quienes adopten realizar sus funciones de manera remota, tales como la desconexión digital, garantizando un debido descanso del trabajador.

Respecto a los accidentes laborales o enfermedades profesionales, aseveró que “entrega una garantía, brindándole acceso a las prestaciones y tratamientos de las mutualidades respectivas. En definitiva, una ley clara con un marco jurídico que establece derechos y deberes para trabajadores y empleadores”.

Cambio cultural

De acuerdo a lo indicado por el Subsecretario, estas medidas deben ir de la mano con un cambio cultural: ” hay que comprender que el teletrabajo llegó para quedarse. Sin duda que tenemos mucho por mejorar para seguir fortaleciéndolo”, agregando que actualmente las mujeres destinan 3,2 horas más que los hombres al día en labores de cuidado y domésticas. “Esto no se arregla mediante una ley, sino que mediante el avance hacia una mayor corresponsabilidad e igualdad de condiciones”, enfatizó.

La segunda parte de la charla abordó las problemáticas y desafíos que reviste para la sociedad chilena su correcta implementación. Intervención que estuvo a cargo de la Directora del Programa Teletrabajo 2020, Franscisca Fuensalida. En ella, la profesional hizo entrega de datos obtenidos en estudios y encuestas relacionados a esta nueva modalidad, manifestando que “los telecolaboradores están estresados porque sienten inseguridad laboral, de perder su fuente laboral o que les cambien las condiciones actuales”.

“En Chile existe la tendencia de seguir gerenciando y eso significa estar encima de los equipos, supervisar. Ante esto, resulta esencial generar un cambio cultural que nos lleve a entender el significado de trabajar a distancia mediante el uso de herramientas tecnológicas, ya que solo el 30 por ciento de los telecolaboradores cuenta con un espacio cómodo, una conexión estable y un computador adecuado para realizar sus funciones”.

Añadió que el teletrabajo es un lenguaje nuevo que se debe aprender y donde “lo relevante es tener claro que empresarios y colaboradores comprendamos la certeza de que eso que era una tendencia o que estaba de moda, se aceleró dramáticamente a consecuencia desde octubre del año pasado a la fecha”.

Liderar y no gerenciar

A juicio de la periodista, “debemos romper paradigmas: liderar y no gerenciar. Nuestra cultura tiende a ser paternalista con gente que supervisa cada paso y por otro lado, colaboradores que no saben ser autónomos, lo que en definitiva es la antítesis de un teletrabajo sano”.

Unas de las conclusiones a las que llegó Teletrabajo 2020 es que se multiplicaron las horas que se pasan en videoconferencias, muchas de las cuales no tienen mayor relevancia. “La principal solicitud de reunión viene de los lideres y que tiene directa relación con este formato que tenía anteriormente de estar supervisando todo lo quiero traspasar al ámbito virtual. Esto se ha traducido en que las agendas de los teletrabajadores estén colapsadas con reuniones virtuales”, argumentó.

En la misma línea, declaró que “saber liderar es una manera de retener talentos y eso es muy importante en los tiempos actuales. Para las generaciones más jóvenes este formato les resulta más fácil y eventualmente van a cambiar. Necesitamos estar preparados y adecuados, ya que los lideres son piezas fundamentales en el funcionamiento de los equipos”.

“Somos un país desconfiado y la manera de romper con este paradigma es demostrar que confiar funciona. Si el líder muestra confianza es muy probable que su equipo emule su comportamiento”, concluyó.